Afirman que en Jujuy los servicios de salud para niños hipoacúsicos tienen muchos problemas

Jujuy al día® – La Presidenta de la Asociación para la Oralidad del Niño Hipoacusico –AONHI- Norma Chávez, en el marco del lanzamiento de la XXII Semana de Lucha Contra la Sordera, ‎se refirió a la situación de los niños con esta discapacidad en nuestra provincia, manifestando que “si bien se ha provisto a todos los hospitales de la provincia el equipamiento para las otoemisiones, esto equipos han presentado fallas y además tampoco es suficiente la capacidad del profesional para salir a hacer estos estudios”.

Norma Chávez definió a la hipoacusia como “una discapacidad que afecta la capacidad auditiva, es una disminución en esta capacidad, a veces se les dice sordera cuando no tiene ningún tipo de resto auditivo”.

En declaraciones a Jujuy al día®, la Presidenta de AONHI se refirió a algunos de los problemas que se presentan a la hora del diagnóstico y tratamiento de esta discapacidad, señalando que “si bien existe un programa de detección precoz en nuestra provincia, solo los bebes de alto riesgo estaban siendo evaluados porque  es un estudio que se hace en los 3 primeros meses de vida. Últimamente también el Hospital Pablo Soria estaba trabajando en la mayoría de los niños, sean o no de riesgo; el promedio de edad de los niños en los que se  han detectado su hipoacusia, es de entre los 4 a 6 años de edad, cuando están en la edad de inicio escolar y muchas veces son los docentes que lo detectan, especialmente cuando hay hipoacusia moderada”. Además agregó que “la imposibilidad de la detección temprana dentro del primer año de vida significa una pérdida en la posibilidad de adquirir un lenguaje casi similar al de un normoyente; lo que se pierde en esta etapa no se recupera”.

Chavez comentó que “con las obras sociales, los chicos hipoacusicos, la mayoría debe poseer su certificado de discapacidad, esto los habilita para tener mayores beneficios que cualquier persona afiliada, en teoría; en la práctica a veces se dan algunos topes, pero bien asesorados y peleando obtienen los beneficios. Muchas veces hay que ser prolijos en la presentación de los papeles, en los reclamos, saben que hay acciones de amparo que benefician sus derechos, pero a veces hay que acompañarlos en esta lucha y las obras sociales acceden, por ahí se toman su tiempo y es ahí donde nosotros no podemos esperar, no por capricho ni por intolerancia, sino porque son los niños los que están perdiendo posibilidades”.

En relación a los trabajos que realiza la asociación, mencionó que “tenemos un registro de aproximadamente de 20 a 25 chicos que se han aproximado por consultas, algunos por asesoramiento en cuanto a las obras sociales y hay un pequeño grupo que ha sido beneficiado porque hemos  podido abrir un centro y estamos brindando lo que se llama el apoyo e integración escolar con el cual estos niños que necesitan asistir a una escuela común pueden hacerlo. Tenemos algunos profesionales que trabajan ad- honorem que nos han venido acompañando en este servicio, pero son pocos, deben ser 10  los niños que estamos beneficiando con este apoyo”. “Llegar al equipamiento es un desafío todavía en nuestra provincia, ya que lleva mucho tiempo, a veces se pierde un año y esto en un niño es oro, entonces hemos creado un banco de audífonos, no contamos con muchos, pero están todos ocupados, así que queremos invitar a la comunidad que cuenten con audífonos de personas que ya han fallecido, niños implantados que han dejado de usarlo o personas que tiene audífonos y que han sido reemplazados, si están en condiciones nos acerquen estos audífonos que hay niños que lo necesitan pero la idea es que tengan su propio audífono, mientras tanto se los prestamos hasta que lo puedan obtener”, recalcó.

En cuanto a la relación que existe con el resto de la sociedad jujeña  ante esta realidad, señaló que “a nivel de sociedad, para un niño hipoacusico en realidad lo más importante es que alcance el lenguaje, para esto ellos necesitan de profesionales y del ciudadano común que  sepa que una persona hipoacusica puede hablar y escuchar, tiene cierta dificultad y requiere de que lo mire a los ojos que le hable claro, pausado, fuerte, que el hecho de que tenga un audífono no ha solucionado su discapacidad, en realidad necesita más de un ciudadano tolerante y paciente que de otras tecnologías”, concluyó.