Radicales llevaron a la Justicia la problemática por el desabastecimiento en Jujuy

Jujuy al día® – Gerardo Morales, Mario Fiad, Miguel Giubergia y Raúl García Goyena, en carácter de ciudadanos y usuarios, solicitaron este lunes a la Justicia Federal que condene al Estado a garantizar la correcta y regular provisión de combustibles. Pusieron de relieve, en la acción de amparo, la errática política energética del Gobierno Nacional y señalaron que el Gobierno Provincial no ha adoptado ninguna medida para remediar la situación y disminuir el impacto económico que está provocando la escasez en Jujuy.

Ayer en horas del mediodía, el senador nacional Gerardo Morales, los diputados nacionales Mario Fiad y Miguel Giubergia y el Presidente del Comité Provincia de la UCR, Raúl García Goyena -en su carácter de ciudadanos y usuarios- concurrieron a la Justicia Federal para que el Estado garantice la correcta y regular provisión de combustibles. La medida judicial, que destaca la notoria “ilegalidad y arbitrariedad” cometida por el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios y la Secretaría de Energía, había sido antecedida por un reclamo administrativo ante la Secretaría de Energía.

Según indicaron mediante un comunicado de prensa, en el recurso de amparo presentado ante el Juzgado Federal Nº 1 con el patrocinio letrado del Dr. Oscar Fernández, los legisladores radicales pusieron de relieve que “las estaciones de servicios de Jujuy vienen padeciendo de manera reiterada la escasez de naftas”, situación que se agrava por los sobreprecios en las ventas y en algunos casos por la inexistencia total de combustible,como ocurre en algunas ciudades jujeñas como Abra Pampa.

La escasez de combustible ha provocado efectos en la vida cotidiana, ocasionando muchísimas dificultades en el transporte de pasajeros y en la actividad comercial e industrial. Particularmente en Jujuy se ha visto afectada la actividad turística en temporada alta, lo que puede llegar a significar ingentes pérdidas en el sector.

Errores de una política energética que afecta los derechos colectivos

Gerardo Morales, en las puertas del Juzgado Federal, en ronda de prensa, señaló la responsabilidad del Gobierno de la Nación por “la ausencia de una clara política energética” y recordó que desde “hace más de cinco años se viene advirtiendo por distintos medios, sobre la necesidad de contar con una política que mejore el perfil de inversiones en el sector energético para exploración de gas e hidrocarburos y otras energías alternativas”.

El Presidente del Bloque de Senadores de la UCR agregó que algunas causas de la reducción de las reservas de hidrocarburos son “la ausencia de reglas claras, la falta de medidas concretas de incentivos, y la falta de un sendero de precios que haga rentable la decisión de invertir”.

Denunció Morales que “el Estado nacional ha renunciado a su responsabilidad de ser efectivamente la autoridad de aplicación de la ley de hidrocarburos y ha renunciado a la obligación de controlar y establecer políticas que regulen las exportaciones de crudo por parte de las empresas”. De esta manera, el Estado ha abandonado su obligación de “garantizar la producción de crudo para la producción de combustibles que garanticen el nivel mínimo necesario y acompañe el crecimiento de la demanda por el crecimiento de la economía”.

Precisó Morales que el gobierno nacional ha dispuesto medidas y acciones que producen una mayor escasez de combustibles en amplias zonas del país. Mencionó entre esas medidas la modificación del sistema de subsidios que se otorgan a las empresas de transporte automotor de pasajeros y cargas.

“El gobierno ha obligado a las distintas empresas de transporte a realizar grandes inversiones para concretar instalaciones de cisternas y sistemas de almacenaje y carga de combustible, proveyéndoles directamente el combustible subsidiado a través de la empresa monopólica privada YPF. El cambio de sistema de asignación de subsidios consiste ahora en entregar dinero con cargo a subsidio de combustible y obligar a las empresas de transporte a cargar sus unidades en las estaciones de servicio con lo que las mismas ahora no sólo tienen que proveer a mayoristas y a particulares, sino también a los camiones de transporte de carga y colectivos de transporte de pasajeros”.

El resultado es que –agregó Morales- “además de la falta de combustible global en el país, se suma por decisión de un cambio en la política de subsidios, la disminución de los combustibles en las estaciones de servicios del país para atender la demanda de usuarios particulares”.

Asimismo, objetó el senador jujeño que existe “una falta total de cumplimiento de las obligaciones del Ministerio de Planificación Federal en cuanto al control de las acciones de las empresas expendedoras de marca, a las estaciones de servicio, en particular de la monopólica YPF en cuanto a su política de vínculo con las estaciones de servicio y la debida provisión de combustibles a las mismas”.  En esta línea, ejemplificó que “en Jujuy YPF cuenta con una estación propia, que en los últimos tiempos ha disminuido su actividad, con el fin de mejorar su perfil de comercialización y en un marco de escasez en el mercado dicha empresa proveyó, recientemente, cuatro camiones a esa estación propia y ningún camión a las restantes seis estaciones de servicio de la misma marca pero de propietarios particulares. Es decir que a la escasez del mercado se suman decisiones micro de la propia monopólica que agregan factores de escasez en la provincia”, denunció Morales.

Subrayó el senador que “el caso de las estaciones de servicios blancas en Jujuy es lamentable, al borde del cierre” y precisó que `por ejemplo “las dos únicas estaciones de servicio que hay en Abra Pampa son blancas y hoy no cuentan con proveedores seguros y esto pone en situación de escasez y riesgo, a este departamento de la Puna jujeña con más de 15 mil km cuadrados de extensión, afectando los servicios, la producción y la libre circulación de particulares en la zona”

Añadió Morales como otro factor de escasez en Jujuy “el problema estructural por la falta de estaciones de servicios en algunas zonas o el cierre en este último año de tres estaciones de servicio”. Para que Jujuy acompañe el crecimiento de la demanda, por la mayor cantidad de vehículos, “deberían inaugurarse cada año una o dos estaciones de servicio y la tendencia actual es inversa, o sea se cierran estaciones de servicio” destacó.

Pero también Gerardo Morales responsabilizó de la grave situación al Gobierno de la Provincia “que contando con pozos petroleros no tiene idea de lo que pasa, ni tampoco inició alguna medida para remediar la situación y menguar el impacto económico formidable que el problema estructural de la falta de provisión regular de combustible provoca en el territorio de Jujuy”.