Medidas para frenar la informalidad: es función del Estado preservar la igualdad y equidad

Jujuy al día® – Con la sanción de “Clausura”, se busca generar condiciones de igualdad entre los ciudadanos que decidan emprender una actividad en el territorio de la Provincia, estableciendo pautas claras de cumplimiento obligatorio para todos.

El Ministro de Hacienda ha impulsado, a través de la Dirección Provincial de Rentas, la reglamentación de la sanción prevista en el Código Fiscal de “Clausura” como una manera de corregir los desvíos que producen y generan distorsión en cualquier actividad económica.

La sanción se aplica ante el incumplimiento de los deberes y obligaciones fiscales, entre las que se destacan la falta de inscripción del contribuyente en la Dirección Provincial de Rentas, o cuando, a pedido de la Dirección, el contribuyente no se presente ante tres requerimientos consecutivos o cuando no registren las ventas de sus bienes o servicios.

Al referirse a la reciente medida, el Ministro de Hacienda, Hugo Tobchi manifestó que, “con esta medida se llena un vacío reglamentario al tiempo que promovemos el cumplimiento voluntario de las obligaciones tributarias, facilitando los canales de pago que hoy tenemos disponibles a través de la Dirección Provincial de Rentas y sus Delegaciones en el interior de la Provincia, sin perder de vista el rol debe ejercer el Estado para llevar adelante las sanciones que correspondan en caso de incumplimiento de la Ley”.

“Entendemos la sanción como un extremo no deseado, por eso originamos acciones que pretenden generar conciencia tributaria.  La Dirección Provincial de Rentas, como autoridad de aplicación, debe desarrollar su tarea con razonabilidad y teniendo siempre presente la finalidad que persigue, esto es servir al ciudadano y ejercer la fiscalización y verificación del cumplimiento de los deberes y obligaciones fiscales, ejerciendo la facultades que le asigna el Código Fiscal para el mejor desarrollo de las relaciones económicas”, indicó el funcionario.

La figura de la clausura es de vital importancia y contribuirá a erradicar la informalidad y la evasión, su ejecución permitirá avanzar en la tan mentada equidad tributaria y por ende al correcto funcionamiento de nuestro sistema impositivo.

Finalmente, Tobchi destacó que el esfuerzo está orientado a generar condiciones que permitan preservar el interés general  y la sujeción de los ciudadanos a los deberes fiscales, siendo este último objetivo el núcleo sobre el cual gira la gestión tributaria. Estamos reglamentando una sanción que fue incorporada a nuestro Código Fiscal en el año 1991, con el objeto central de enfrentar los avances de la informalidad con un ordenamiento normativo  acorde a la realidad local.