“Soy torrera de alma”, dice la primera mujer con tareas de balizamiento en altura

Jujuy al día® – La cabo Yesica Flores viajó en comisión al faro Punta Piedras, un lugar inhóspito ubicado en Verónica, Provincia de Buenos Aires.

“Mi camino para convertirme en torrera es largo, pero sé que estará lleno de retos, aventuras y muchos conocimientos satisfactorios para la vida que elegí: la fantástica e inexplicable vida de los Servicios Hidrográficos Balizamiento”, explica la cabo segundo Yesica Flores.

“Estoy orgullosa de ser mujer, estar en la Armada y tener esta especialidad. Llena todas mis expectativas cada segundo que pasa desde que me levanto y me pongo el uniforme para venir a trabajar”, confiesa.

Para Flores, ser torrera no es sólo mantener en buen estado los faros. Es ponerse a prueba todo el tiempo. Para ella, significa “sentir que la adrenalina del cuerpo nunca baja; y esa sensación sólo se experimenta perteneciendo a Balizamiento y contando con la ayuda de instructores que brindan el conocimiento y la seguridad necesarios para emprender esta clase de aventura”, asegura.

Egresó de la Escuela de Suboficiales de la Armada el 31 de diciembre de 2010. Su primer destino fue el Servicio de Faros, Radiofaros y Pontones, perteneciente al Servicio de Hidrografía Naval (Buenos Aires), donde cumple funciones actualmente.

“Estoy muy contenta con mi destino, aunque fue muy difícil adaptarme porque junto a mis dos compañeras, somos las primeras mujeres aquí (el año pasado ya estuvo una cabo). Ahora somos tres y todo es nuevo para ellos. Además, es completamente distinto a lo que aprendimos en la escuela; también es algo nuevo para mí. Pero estoy aquí desde marzo y me voy acoplando. Nos tratan muy bien y son personas muy educadas, pero sobre todo predispuestas a enseñarnos”.

“Ahora deseo aprender del personal con el que trabajo y tomar las experiencias de cada uno de los suboficiales porque ya han estado en diferentes faros, en estaciones de balizamiento, en áreas administrativas de la especialidad y todos los días me enseñan algo nuevo. Lo mejor de estar en un destino es lo que podés aprender de él”, sintetiza.

Nacida en San Pedro, provincia de Jujuy, es la segunda de seis hermanos. Sus padres, Antonio Flores y Cecilia Villagrán, están orgullosos de los logros de su hija de 23 años.

“A raíz de la publicación en Gaceta Marinera digital, que luego fue publicada por los medios de mi provincia, mis padres, vecinos y allegados se pusieron muy contentos y comenzaron a preguntarme por mi trabajo e interiorizarse. Era como si ellos también quisieran ingresar a la Armada y ser parte de mi especialidad”, cuenta esta jujeña apasionada por los faros.

Yesica formó parte del grupo que viajó hasta el Faro Punta Piedras para su reparación y mantenimiento.

Su experiencia en la altura

“Soy la primera mujer en realizar tareas de balizamiento en altura y puedo decir que fue muy importante haber integrado la comisión al faro Punta Piedras porque pude desarrollar lo aprendido durante el período de instrucción en la parte luminosa de la señal, al servicio de ayuda a la navegación”.

Luego, esta joven que recién da sus primeros pasos en la Armada cuenta sus emociones: “Trepé cada uno de los escalones del faro con arnés y todos los elementos de seguridad, porque mide 33 metros de alto. Y fue muy lindo porque cuando llegué a la mitad, un suboficial me pidió que hiciera pruebas de altura (era mirar hacia abajo, a los costados) y me dije: yo nací para esto, me encanta”.

“Quería llegar y estar arriba. Hasta que finalmente llegué a la cima. Es inexplicable la sensación. Es una oportunidad para poner a prueba los increíbles retos que brinda el ser torrero: el ingenio, la destreza, el vértigo y el trabajo en equipo”, cuenta.

Enseguida, Yesica expresa: “Destaca la felicidad que tengo de ser Balizamiento y que me encantaría poder adquirir la mayor cantidad de conocimiento posible. Además, pretendo el día de mañana poder serle útil al personal femenino que ingrese”.

Faro Punta Piedras

El faro Punta Piedras es el faro más septentrional de nuestro territorio continental, se encuentra ubicado en el extremo norte de la bahía de Samborombón, en la Provincia de Buenos Aires, muy próximo a la desembocadura del río Salado. Queda a 150 kilómetros de la Capital Federal.

Es el último faro del Río de La Plata. Su instalación se debió a la necesidad de contar con una señal luminosa indicando la presencia de un bajo fondo que se extiende al este por 17 millas.

Fue inaugurado el 21 de marzo de 1917 y en diciembre de 1975 una tormenta derrumbó su estructura. Recién en 1983 la torre se reinstaló y el faro fue puesto nuevamente en funcionamiento.

Su fuente de alimentación son paneles solares que cargan baterías fotovoltaicas. La torre cuenta con diez tramos de barandilla y con una plataforma superior que soporta la linterna.

El faro Punta Piedras es inhóspito, no está tripulado. Tiene 33 metros de altura y cada 6 u 8 meses se le realiza el mantenimiento necesario. Con ese fin, la cabo segundo Yesica Flores integró una comisión conformada por 2 suboficiales superiores, un cabo principal y 3 cabos segundos. Permanecieron allí un día entero.

“Obviamente no estuve sola; fui con un grupo con el cual me siento muy apoyada y me ayudó a hacer la tarea satisfactoriamente. Realizamos el cambio de batería, de lámpara, y revisamos las características diurnas”, explicó.

Por www.gacetamarinera.com.ar