“No te pueden inhibir a donar sangre por tu orientación o actividad sexual, es estigmatizante y discriminatorio”

Jujuy al día® – Así lo manifestó la delegada en Jujuy de la Asociación de Travestís, Transexuales y Transgeneros de la Argentina, Aylen Chambi en referencia al caso que trascendió días pasados en medios nacionales sobre un joven que tuvo que mentir sobre su condición sexual para poder donar sangre.

La delegada de ATTTA señaló en declaraciones a nuestro medio que “desde ya estamos completamente de acuerdo en lo que respecta con el cuestionario para donar sangre, porque en primer lugar el hecho de donar sangre es un derecho que todas las personas tienen en la Argentina, pero el hecho de tener un cuestionario que te limite por tu orientación sexual o tu actividad sexual, ya es una medida estigmatizante y discriminatoria en su totalidad porque está llevando a suponer que todas las personas homosexuales, todas las personas de la diversidad sexual, ya sean gays, travestis o lesbianas, o ya tienen VIH o son potencialmente victimas de vivir con VIH”.

Si bien Chambi destacó el “enorme esfuerzo” que están realizando, tanto en nuestra provincia, como en todo el país, para que la gente done sangre, señaló respecto a la Ley Nº 22990 -Ley Nacional de Sangre- que “la ley es totalmente discriminativa, pero hecha la ley hecha la trampa, porque se engloba en hechos particulares, en una situación específica de manera tal que no parezca discriminatoria, sino que parezca una medida de prevención. Personas que tienen distintos tipos de enfermedades los imposibilita, a estas personas si se les inhibe para donar pero al colocar el hecho de la orientación sexual o de la identidad de género dentro de esto, no invisibiliza el hecho de que es una medida discriminatoria”. Además agregó que “hablemos con sinceridad, cuantas personas que han ido y llenaron ese formulario han contestado con honestidad preguntas del índole sexual, y no hablando de personas de  la diversidad sexual, sino hablando de personas heterosexuales; cuantas personas bisexuales han ido a donar sangre y han omitido como que no, o no se animan a decir cuál es su orientación sexual. Esto es una franca medida discriminatoria porque está estigmatizando a un grupo, y está dando a entender que otro grupo determinado, los heterosexuales, las personas que ‘llevan una vida normal’, si lo pueden hacer porque no han estado haciendo esto; hace ver a las personas de la diversidad sexual como un grupo totalmente peligroso para la comunidad”, y agregó “está el grupo de los peligrosos, y los pobrecitos que no son peligrosos, y que por culpa de estas personas se pueden llegar a enfermar o infectar”.

Al consultarle si ella o algún miembro de la comunidad había sido rechazada como donante, o si tuvo que mentir para hacerlo, Chambi señaló que “el hecho de tener que mentir al momento de donar sangre es una de las mínimas mentiras que personas de nuestra comunidad tienen que decir para poder acceder a ciertos derechos que son imprescindibles, como el derecho a la salud, el derecho de ayudar a un propio familiar”.

“Tenemos varios casos de compañeros y compañeras que han ido y que les han dicho que no porque tiene muy marcado lo que es la orientación sexual, el hecho de ser muy femenina o en el caso de las travestis por ser travestis, marca que ya no te van a dejar donar sangre por el hecho de que se supone que todas estas personas o este grupo tienen una vida licenciosa, una vida cargada de sexo, placer y lujuria. Vos ves travestis y pensas que son trabajadoras sexuales, que roban o que abusan de las drogas, en cambio los señores de saco y corbata que van a donar sangre y no le preguntas si ellos hacen exactamente lo mismo porque se supone que, entre comillas, ellos viven una ‘vida normal’, que los que hicieron estos cuestionarios van a plantear lo que es la normalidad para ellos”.

La delegada de ATTTA Jujuy comentó que “primero: el ser humano le tiene tabú al sexo; segundo: porque le tiene tabú al propio cuerpo por esa construcción de género tan marcada que tenemos en la Argentina, la construcción hegemónica machista de que los conductos se han hecho para entrar o para salir nada más, por donde sale nada puede entrar. Freud dice que somos cuerpos sexuados, dar la mano, abrazar, todo es parte  de un intercambio sexual y que todo nuestro cuerpo es erógeno, pero las personas le tienen miedo a disfrutar, le tiene miedo al hecho que también pueden disfrutar  al tener una relación con una persona del mismo sexo o utilizar al cuerpo para mantener una práctica sexual; le tienen miedo, le tienen vergüenza y es por la carga que se le da”.

Añadió al respecto que “está marcado el machismo, cuando el niño llora cuando esta por ingresar al jardín le dicen ‘deja de llorar no seas maricón’, y nadie se acuerda que todos lloramos cuando íbamos al jardín porque teníamos miedo al abandono, porque era el desarraigo. La iglesia marca esto como desviaciones, como conductas pecaminosas que si haces esto te vas a ir al infierno, no sos digno de ser hijo de Dios. Las leyes contribuyen a eso, en la Argentina todavía tenes 2 provincias en las que el código contravencional todavía está condenando el travestismo, entonces todas estas cosas hacen que se vea como malo, como fuera de lo que es normal. Siempre hay que pensar lo que cada persona considera normal, hay personas que creen que la homosexualidad es contra natural y hay más de 500 especies de animales que practican la homosexualidad como parte de su vida”.

Aylen Chambi sostuvo finalmente que “con el devenir del tiempo todo esto se ha ido desvirtuando, se ha considerado que estas personas son enfermas, que son personas que no están dentro de un estatus igualitario al del resto de la comunidad y estas son las normas  que hacen que no se vean a las personas de la diversidad sexual como personas comunes, sino que se las vea como un grupo a parte y totalmente peligroso”.