Informe de coyuntura: En Jujuy el desarrollo de las PYMES es incipiente

Jujuy al día® – Con el propósito de analizar el escenario real en que debe desenvolverse la economía Argentina con vista al futuro es importante analizar la reunión de Ministros de Agricultura del Grupo de los 20 (G20), realizada el  23 de junio de 2011, los que se reunieron en Francia en el Foro Agrícola para comenzar a tratar lo que llaman  “la Seguridad Alimentaria Mundial”  y acordar un “Plan de Acción sobre volatilidad de los precios de los alimentos y agricultura”, el que será presentado en la próxima cumbre del G20 a realizarse en noviembre venidero. En otras palabras lo que pretenden los llamados países avanzados que integran este Grupo, principalmente Francia e Inglaterra, es controlar el precio de los commodities agrícolas a través de la regulación del mercado mundial,  imponiendo techos a determinados productos.

La posición de la Argentina en este sentido fue de rechazo y estuvo acompañada por el BRIC (Brasil, Rusia, India, China) e Indonesia, por su parte el Ministro de Agricultura de China Han Changfu señaló que las razones del incremento en los precios de los alimentos se ha visto influenciadas por los desastres naturales, los cambios estructurales de la demanda, la especulación internacional, los flujos de intercambio mas rápidos a nivel global y el desarrollo acelerado de los biocombustibles.

Los países avanzados miembros del G20, en estas reuniones soslayan el tratamiento de algunas cuestiones afectando a otros países miembros, que son grandes productores de alimentos. Hay que recordar que los países en donde se impuso el capitalismo, como Inglaterra que “pretendió ser el taller de todo el mundo”, primero en su etapa de capitalismo de libre concurrencia y luego en el predominio de los monopolios, a través de la llamada “división internacional del trabajo”, de cuño teórico Ricardiano, se encargaron de que el mundo funcionara en pos de los intereses de su países. Estos vendían sus manufacturas con mayor valor agregado y los países dependientes, coloniales y semicoloniales  los abastecían de materias primas y alimentos en “términos de intercambio”, que a lo largo de nada menos casi dos siglos fueron absolutamente desfavorables para estos últimos. Por su parte en los  países centrales nunca existió la idea de convocar a Foros Mundiales para  ponerle techo al precio de las manufacturas que se venden en el mundo.

En medio de la crisis mundial, en donde los llamados países avanzados, particularmente los vinculados a Europa y sus zonas de influencia, como el norte de África, con fuertes endeudamientos del sector publico, como el caso de Grecia, el ajuste del gasto público se ha implementado vía la reducción de presupuestos de salud, educación y vivienda, seguridad social y otros. Esta decisión ha provocado gigantescos movimientos populares, en donde uno de los problemas es, además del precio internacional de los alimentos, el encarecimiento de la canasta básica alimentaria por causas inflacionarias internas.

El hecho de que en los últimos años el precio de los alimentos se haya  incrementado en relación a los precios relativos de las manufacturas a escala mundial y el llamado “deterioro de los términos del intercambio” se haya revertido parcial y relativamente,  es consecuencia directa del avance del progreso científico-técnico de algunos países aplicados a la producción agrícola de determinados productos. La introducción de maquinaria de alta tecnología, así como de semillas genéticamente modificadas y el empleo de herbicidas de última generación, han transferido el valor que estos componentes encierran a las materias primas o alimentos  que contribuyen a producir. En otros términos las maquinas y los otros componentes de la producción forman parte integrante del valor del bien, que, lejos de abaratarlo lo que hacen es encarecerlo en proporción a su propio valor.

El avance técnico del sector agrícola de nuestro país es superior en términos generales al avance técnico del sector  industrial,  en la actualidad el sector industrial dentro de la estructura del Producto Bruto Interno sólo participa con el 15,9 %, lo que significa que está un 50 % por debajo del porcentaje que se registraba  en el año 1975. Un dato significativo en este sentido es que el 60 % de los bienes de capital que abastecen a la producción interna son de origen extranjero, habiéndose superado el porcentaje registrado durante el periodo de convertibilidad del peso al dólar en uno a uno.

Un plan para revertir esta dependencia estaría en  otorgarle un rol preponderante a las PYME de nuestro país. Según el Subsecretario de la Pequeña y Mediana Empresa de la Nación,  actualmente existen alrededor de 650.000 PYMES en la Argentina, representando el 99,6 % del total de unidades económicas que  aportan el 70 % del empleo, el 50 % de las ventas y el 30 % del valor agregado. En el caso de nuestra provincia el desarrollo de las PYMES es incipiente,  lo que impone que las políticas públicas aborden planes de incentivos a su permanencia, consolidación  y radicación, para lo cual se deberían sancionar regímenes diferenciales  en materia de impuestos nacionales tributarios y previsionales, provinciales, municipales y políticas crediticias a tasas bajas y largo plazo para atraer la inversión.

Blanca Juárez

Presidenta del C.P.C.E.J.