Ricardo Vilca: Hoy, a las 11 de la mañana, hará 4 años que La Puna quedó en silencio

Jujuy al día® – Ricardo Vilca, uno de los más inspirados músicos jujeños, representantes de una música de raíz folclórica, falleció, hace hoy, cuatro años. A los 53 años dejaba de existir en nuestra ciudad capital, afectado por una neumonía que se complicó con problemas hepáticos. Se lo recordará por ser amigo de cuanto transeúnte se asomase en la puerta de su casa, por calle Independencia a pasitos del Canal del Norte. Ricardo fue, es y será la expresión viva de la idiosincrasia de Humahuaca. Su simpleza brillaba en el bar de su propia casa, donde ofrecía cálidos espectáculos. Explicaba, con alma docente, corazón nostálgico y espíritu quebradeño cada uno de sus temas. Los acercaba a su público a través de impagables anécdotas o recuerdos de su infancia. Disfrutaba de la compañía de los jóvenes y hasta se encargaba de promover a nuevos artistas en su escenario.

El artista, nacido en Humahuaca, recibió en 1983 un premio de la Unesco por su contribución cultural a la Quebrada, fue durante más de 16 años docente en escuelas rurales y siempre resaltó que obtuvo en esa experiencia la materia prima que inspiró su obra musical. También fue profesor de Taller de Producción en la Escuela Superior de Música de Tilcara y se transformó en uno de los grandes animadores del rescate cultural y artístico de su zona.

Hijo de Fidel Vilca, pero criado por sus abuelos; en su adolescencia, el músico fue resaltando por su habilidad para la guitarra eléctrica. Sus primeros pasos en la música los dio al frente de un grupo de rock y de cumbias.

En el género folclórico lideró el grupo Ricardo Vilca y sus Amigos, con el que grabó los álbumes Nuevo Día (2000), Majada de Sueños (2003) y Música del Altiplano (1993), subtitulado La Magia de mi Raza.

En los últimos años de su vida, Vilca se destacó como compositor de música para películas, realizando la banda sonora de largometrajes como Una estrella y dos cafés, de Alberto Lecchi; Río arriba, de Ulises de la Orden; y El destino, de Miguel Pereyra.