Carta de un hijo a su padre

Papá, yo sé que a ti te gustaría que existiera una forma de hacerme mirar la vida a través de tus ojos con mucha mayor experiencia, ahorrándome los tropiezos del camino.

Yo sé que a ti te gustaría tener las espaldas más grandes para cargar también mis pesos, para aliviarme de los fardos.

Papá, yo sé que el mundo es cruel a veces y que vivir en él puede ser una tarea ardua, pero también sé que a ti te gustaría construir un mundo donde solamente hubiera lo mejor para mi y donde el tiempo no fuera tan corto para aprender la Vida, donde no existieran personas capaces de herirme, donde yo pudiera sólo vivir jugando.

Yo sé que quisieras darme ese regalo.

Papá, yo sé de la tristeza que sientes por no poder impedir que sufra, que me enferme, que abusen de mi, que los peligros me ronden y que la fe se deshaga en mi corazón.

Sé de las cicatrices que tu cargas, provocadas por heridas que ya me hicieron en el pasado.

Sé de tus angustias y sobresaltos cuando algo me amenaza en mi tiempo presente.

Sé de tus deseos y ansiedades volcadas para mi futuro.

¡Ah, Papá!, ¡Que maravilloso futuro te gustaría que yo viviera!

Yo lo sé, Papá.

Y por saber tanto, yo te suplico, escúchame:

Si sufrí dolores, hubieran sido mayores sin tu presencia.

Si muchas veces tropiezo con las piedras y me caigo, me acuerdo que fuiste tu quien me enseñó a levantarme.

Si veo hacia el futuro y siento miedo, desaparece en cuanto recurro a la fe que plantaste en mi.

Le doy gracias a Dios por haberte escogido a ti para orientar mis pasos.

Fue contigo que aprendí que cuando la jornada se torna difícil Él nos toma en sus brazos.

¡Gracias, Papá!

Silvia Schmidt

http://www.humancat.com/BemSei/papa.htm