Detienen a joven que, en compañía de un cómplice, robaba a sus víctimas amenazándolas con un arma blanca

Jujuy al día® – Uno de dos delincuentes que con un arma blanca y bajo amenazas pretendía despojar de sus pertenencias a dos muchachitos que se encontraban conversando sobre un tramo de calle La Porteña, fue reducido y aprehendido el domingo en horas la tarde por personal policial del Cuerpo de Caballería quienes tras interceptarlo luego de una breve persecución lo trasladaron hasta la sede de la Seccional 4ta.

Promediando las 18.00 del domingo, en momentos que un grupo de jóvenes se encontraba disfrutando de una tarde de esparcimiento en las inmediaciones de la esquina de las calles La Porteña y Santa Fe fueron advertidos de la extraña presencia de dos jóvenes quienes de manera amenazante transitaron por el sector, refiriendo descontento sobre su permanencia en el lugar.

Seguidamente estos sujetos ingresaron a un local comercial para comprar una cerveza y al ver una de las mujeres que estos salían, se alejó unos metros temiendo por su accionar, por lo que próximos a sus amigos estos malviventes increparon a dos de los jovencitos amenazándolos con una punta y un hierro mientras les exigían la entrega de sus bienes.

Ante tan inesperado incidente, la mujer que logró observar lo ocurrido gritó alarmada, desconcertando a los malhechores, por lo que las victimas aprovecharon dicha situación para salir del lugar y evitar el atraco, tras los cual los agresores salieron en persecución de los jóvenes, en busca del botín.

En esas circunstancias una comisión de efectivos policiales pertenecientes al Cuerpo de Caballería que se encontraba recorriendo la zona pudo observar lo ocurrido logrando tras un amplio despliegue demorar a sólo uno de los inculpado en tanto que el otro pudo darse a la fuga.

Tras la demora del acusado se procedió a trasladarlo hasta la sede de la Seccional 4ta. del barrio Cuyaya, donde tras su identificación se estableció que el mismo fijaría domicilio  en el barrio Mariano Moreno y que tendría 28 años de edad aproximadamente. En la sede actuante se instruyen actuaciones sumarias caratuladas como “robo calificado con el uso de arma” en contra del acusado en tanto que los investigadores continúan con los recorridos de búsqueda con el fin de individualizar al segundo protagonista.