Periodistas ¿militantes?

No es extemporáneo hablar hoy de periodismo o periodistas, al contrario, elegí este día para no referirme a una pasión –el periodismo- en el marco de una conmemoración, con bastante de festejo, que, la verdad, es bastante difuso ya que de Mariano Moreno se han dicho muchas cosas, entre otras que le dio vida al primer periódico de la revolución que, en ese momento, estaba en marcha; lo que se omite sistemáticamente es el lema que incluyó el hoy prócer en todos los números “Tiempos de rara felicidad, aquellos en los cuales se puede sentir lo que se desea y es lícito decirlo”, tomado de una cita de Cornelio Tácito (Orador e historiador romano). No hace falta una hermenéutica para entender cabalmente lo que Moreno proponía a través de estas palabras.

Los periodistas hoy estamos en una discusión que no debiera ser, pues esto de abrir espacios de debate para temas que no merecen ser debatidos, para mí, hasta tienen oscuros designios.

La jibarización que pretenden algunos que hasta perdieron la memoria y no se ponen ni colorados cuando alguien se las refresca, esta instalada en la Argentina de hoy. A diario vemos en los medios la práctica de denostar, demonizar, ningunear o directamente tratar de borrar del imaginario colectivo a algunos periodistas señeros, protagonistas y hasta víctimas de muchos tristes momento de nuestro país por el sólo hecho de sentir lo que desean y decirlo.

En este marco hay quienes consideran que los periodistas deben ser militantes ¿militante de que? ¿de la verdad? ¿de la justicia? ¿de la democracia? Bienvenida si esta fuera la propuesta, ¿o se tratará de alguna otra cosa menos edificante, socialmente hablando? Nunca se aclaró, pero lo terrible es que se promueve la enseñanza de ese concepto en nuestras universidades y cuando digo nuestras digo de nosotros, los ciudadanos.

Cuando uno pasa cierta edad ya le suenan cada vez más lejos los cantos de las sirenas que quisieron corromper nada mas y nada menos que al héroe de la Ilíada, Ulises, digo esto porque todos sabemos porque se proponen ciertas consignas, se establecen ciertas agendas, se promueven acciones que involucran a los jóvenes, los que derepente se hicieron visibles a los ojos de casi todos los “dirigentes” políticos, los que además descubrieron que éstos no son el futuro sino el presente, claro, todo en el discurso, en los hechos seguirán teniendo tiempo para esperar su turno en las listas de candidatos.

Pero, para no salirme de la idea central, hablar de periodismo y periodistas, retomo diciendo que siempre se obtienen los mismo resultados si respondemos de la misma forma a los mismos problemas, por ejemplo, la ya tan consabida lucha de algunos periodistas por diferenciarse de otros iguales sólo por el hecho de haber tenido una formación terciaria o universitaria, lo que es una falacia ya que la herramienta de un periodista no es el block y la lapicera, ni el grabador, no, lo es la información, sin esta no se podrán abordar entrevistas interesantes, de éxito, sin esta difícilmente se pueda esbozar una buena redacción, la que no es como algunos creen y hasta defienden, cuando se les pregunta ¿Qué es redactar? responden, “escribir”. No, redactar es ordenar la información de manera tal que aquellos que luego dialoguen a través del texto con el autor la consideren una tarea grata. No es la intención dar clases de periodismo, no, lo que se hace es sólo dar algunas pistas de porqué es que se desvaloriza rápidamente la tarea de los periodistas, porqué se va perdiendo el respeto por nosotros, porque nosotros mismo no hacemos nada para que se nos respete, con la única herramienta de que disponemos, la información. Cuando se dice información no se refiere a hechos que uno conozca, revelaciones, declaraciones, confidencias, no, se lo hace al conocimiento en general, a la cantidad de palabras que uno utilizar para dialogar, redactar y hasta discutir, la cultura general, las especialidades y todo otro conocimiento que nos da estatura intelectual para desarrollar nuestra tarea en la búsqueda de la excelencia, a eso me refiero cuando digo que la herramienta de trabajo de un periodista no es otra cosa que la información y esta se obtiene en distintas fuentes, no necesariamente se lo hace en los claustros universitarios.

Todos conocemos periodistas de fuste, los que no tuvieron la oportunidad de instruirse en el sistema de la educación formal, sin embargo, no voy a dar nombres, los conocemos, hoy son ilustres y lo han conseguido por ser auténticos, por tener intereses nobles y porque la vida los ha formado, periodistas.

Bertolt Brech, poeta, director teatral y dramaturgo alemán, dejó un poema que relata una experiencia que a todos nos debería hacer reflexionar pues la vida es muy dinámica y, como algunos la designan, es un perfecto círculo y en este a veces estamos arriba, pero otras, estamos abajo.

 

«Primero se llevaron a los judíos,

pero como yo no era judío, no me importó.

Después se llevaron a los comunistas,

pero como yo no era comunista, tampoco me importó.

Luego se llevaron a los obreros,

pero como yo no era obrero, tampoco me importó.

Más tarde se llevaron a los intelectuales,

pero como yo no era intelectual, tampoco me importó.

Después siguieron con los curas,

pero como yo no era cura, tampoco me importó.

Ahora vienen por mi, pero es demasiado tarde.»

Gandhi

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.