El socialismo jujeño estuvo presente en el lanzamiento de la fórmula Binner – Morandini

Jujuy al día® – Hermes Binner-Norma Morandini es la fórmula presidencial que quedó formalmente proclamada por aclamación de los más de 500 congresales que asistieron al Congreso Nacional Extraordinario del Socialismo, llevado a cabo en el hotel Bauen de la Capital Federal el sábado pasado.

Por Jujuy asistieron Ramiro Tizón y Oscar Hoyos entre otros congresales que vieron ingresar a Hermes Binner al auditorio acompañado por la flamante candidata a vicepresidenta y senadora nacional por Córdoba, junto al líder de Proyecto Sur, Fernando “Pino” Solanas; la designada candidata a gobernadora boanerense y referente del GEN, Margarita Stolbizer; el gremialista Víctor De Gennaro; y la diputada nacional Victoria Donda (Libres del Sur), entre otros dirigentes de las fuerzas que integran la alianza con el socialismo de cara a los comicios de octubre.

Los organizadores y socios del frente de centroizquierda ya trabajan para hacer pie en octubre, tras las primarias de agosto. Ramiro Tizón desde Capital Federal señaló con esta decisión que  “vamos a demostrar que hay otra forma de hacer política y que el progresismo tiene nombre y apellido”. También apuntó que “en nuestra provincia las conversaciones ya comenzaron con diferentes sectores políticos-sociales a fin de poder ofrecer al electorado las posibles alianzas, de cara a los comicios de octubre”.

Finalizado el Congreso extraordinario se presentó la Plataforma Programática para una Argentina con Solidaridad, Participación y Transparencia que muestra el espíritu del nuevo Frente Progresista enunciando que el 2011 nos encuentra a las y los socialistas con la responsabilidad de presentar a la ciudadanía una alternativa progresista para gobernar la Nación.

Lo hacemos convencidos que a través del diálogo y la concertación con otras fuerzas progresistas podemos avanzar hacia un cambio de cultura política que jerarquice las coincidencias sobre las diferencias, y que permita, a partir de políticas de estado, construir el país solidario, justo, transparente y democrático que soñamos.

El desafío es avanzar más allá de las prácticas vigentes para dar lugar a una democracia más transparente y participativa que retome los principios históricos que inspiraron las luchas democráticas, la igualdad, la libertad, la solidaridad y la justicia social. Para ello es necesario sentar los cimientos de una democracia con nuevas bases, que articule la calidad institucional y la distribución social y federal de la riqueza nacional.

La democracia es un régimen político que necesita ser pensado y recreado permanentemente. No puede alimentarse exclusivamente de sus rutinas. Dicho de otra manera, no se trata de conciliar los intereses tal cual existen, sino de luchar para reformularlos y reorientarlos en función de un proyecto de mejora de la sociedad.

La democracia que hemos recuperado institucionalmente hace casi tres décadas, tiene una deuda con la sociedad que no podemos ni debemos eludir. La calidad de una sociedad y de su organización estatal se relaciona directamente con la capacidad de proporcionar a sus habitantes los atributos mínimos de ciudadanía garantizando un piso irrevocable de derechos para todos, todas y cada uno de sus habitantes.

En esta dirección, para definir un horizonte progresista, partimos de dos premisas fundamentales: un mayor bienestar y un mejor Estado para todos y todas.

El concepto de bienestar alude a una situación colectiva de satisfacción de necesidades. No se trata de una adquisición personal sino de un proyecto. Un proyecto de organización social que estructura y da sentido al porvenir de una sociedad.

Es una construcción colectiva que se forja en el ámbito público sobre la base de valores compartidos. Es reconocer los derechos y crear las condiciones para garantizarlos.

Esta visión demanda una nueva relación entre Estado, Mercado y Sociedad Civil que jerarquiza el valor de lo público, la participación ciudadana y el rol de las iniciativas sociales, tratando de contrarrestar tanto el paternalismo estatal como el reino del mercado.

A diferencia de la sociedad en la que vivimos, donde la exclusión social es un rasgo estructural, una sociedad del bienestar encuentra su principal fundamento de legitimidad en su capacidad inclusiva.

Como podemos comprobarlo a partir de los últimos años de sostenido crecimiento económico de nuestro país, el carácter inclusivo de la sociedad no surge espontáneamente ni es inherente al desarrollo del mercado. El bienestar de una sociedad sólo es el resultado de una voluntad política.

Es necesario mejorar el Estado, volverlo más eficiente, en sus dos dimensiones: institucional y cívica. En su dimensión institucional, hablamos del Estado de Derecho, del respeto a la ley, de la garantía de los derechos fundamentales, del acceso de todos y todas a la justicia, del respeto a la división de poderes. En su dimensión cívica, hablamos de una relación de pertenencia, del Estado como unidad de representación en el cual los ciudadanos y ciudadanas se reconozcan y se respeten los derechos individuales.

Se trata de construir un Estado eficiente y a la vez amable, capaz de impulsar con rapidez las políticas públicas, pero también de construir un trato cordial con las y los ciudadanos. Un nuevo trato que le permita al Estado renovar en el día a día su legitimidad, recuperando la autoridad necesaria para transformar la sociedad y erradicando la arbitrariedad del poder.

Para esto resulta imprescindible revertir la degradación de la calidad de las instituciones estatales. El Estado que necesitamos los y las argentinas debe reflejar la pluralidad y heterogeneidad de nuestra sociedad.