“La venta de alimentos en la vía pública no está proliferando como en años anteriores gracias a los controles municipales”

Jujuy al día® – Tras consultarlo sobre la situación de la venta de alimentos en las calles de San Salvador de Jujuy, Diego Rotela, Director de Seguridad Alimentaria del Municipio, manifestó que la venta de alimentos en las calles de la capital provincial, no está proliferando al ritmo que lo hizo durante los últimos años gracias a los controles realizados desde el Municipio a través de la Dirección de Seguridad Alimentaria.

En declaraciones a nuestro medio, Rotela señaló que la actividad se está organizando de una forma diferente para evitar la proliferación, como ocurrió aproximadamente entre los años 2003 y 2004, cuando el rubro creció significativamente, en parte por la falta de controles de las autoridades de aquella época, según expresó.

Del mismo modo, indicó “hoy podemos decir que recuperemos el respeto hacia el Municipio, hacia la dirección de Seguridad Alimentaria y la de Comercio e Industria, porque los vendedores ambulantes saben que hay una política clara por nuestra parte y vamos avanzando para garantizar la seguridad de la población y recuperar los espacios públicos que antes eran ocupados por los comerciantes”.

No obstante, agregó que todavía se pueden ver que hay comerciantes que no acatan las instrucciones de los inspectores del Municipio y proceden a resistirse y atacarlos, pero aclara que “la gente y el vendedor ambulante deben entender que no estamos en su contra, sino que queremos resguardar su seguridad”.

En lo que respecta a alimentos que pueden ser consumidos en la vía pública, mencionó que están autorizados por la Dirección los sándwiches fríos envasados, las golosinas selladas, masas sin crema y todo tipo de productos de panadería que no requieran refrigeración, siempre y cuando cuenten en el envase con la aprobación para su venta.

Además, añadió que otros alimentos no previstos, como té o café, pueden ser comercializados siempre y cuando estén conservados adecuadamente, porque no generan riesgos a la salud y se contempla la venta de sándwiches calientes.

En cuanto a clausuras de locales de venta de alimentos, Rotela mencionó que semanalmente realizan en promedio dos clausuras, pero aclara que “en la mayoría de los casos, la clausura no se da por infracciones a las normativas de seguridad alimentaria, sino por infracciones administrativas, como falta de papeles, por ejemplo”.

Al respecto, indicó que cuando se clausura un local por presentar alimentos en mal estado, se decomisan las unidades del producto y se impide su comercialización, a fin de resguardar la salud de las personas.

Del mismo modo, agregó que si el producto en mal estado es de venta masiva, se clausura el local que lo expenda y se comunica al público en general para que no se lo consuma.

A su vez, Rotela expresó que “el éxito y el buen funcionamiento de la Dirección será el día que no tengamos que hacer multas de ningún tipo, porque ese día será cuando el comerciante cumpla con todas las normativas y esperemos algún día llegar a eso”.

Al mismo tiempo, Rotela sugirió a la población que en el caso de adquirir alimentos en la vía pública lo hagan en los locales habilitados y que siempre observen si es que cuentan con conexión a la red de agua potable para renovación del agua de manipulado de los alimentos, la que falta en la mayoría de ellos.

En otro orden de temas, comentó que desde el Municipio lanzaron el Servicio de Educación Alimentaria para generar inquietud de las personas sobre qué alimentos pueden consumir y cuáles no, además de informar sobre los riesgos que corren implícitamente al consumirlos en la calle, afirmando que la idea principal es que “el vecino sea el garante de su propia salud”.

Finalmente, comunicó a las personas que estén interesadas en informarse sobre las capacitaciones del Servicio que pueden comunicarse al teléfono 4020166 o acudir a la sede que posee en el Mercado de Abasto, en calle Almirante Brown de nuestra ciudad.