Aseguran que pese a las campañas de prevención, hay una mayor permisividad social hacia la droga en Jujuy

Jujuy al día® – Consultado sobre la situación de la drogadicción en los jóvenes en nuestra provincia, el especialista de la Unidad de Salud Mental del Hospital Pablo Soria, Rafael Calderón, manifestó que “hay una mayor permisividad social hacia la droga a pesar de las campañas para evitar las adicciones”.

En declaraciones a nuestro medio, Calderón manifestó que paralelamente a las campañas de prevención hay una gran propaganda consciente o inconsciente de la droga “porque se habla de ella y se la consigue con mucha más libertad”.

Al respecto, afirmó que en la actualidad “ya no resulta escandaloso saber que el ‘vecino’ se droga, porque la población ahora tiene un fácil acceso a las drogas, la que se está generalizando y llegando prácticamente a toda la población”.

Del mismo modo, afirmó que “la parafernalia del narcotráfico hace que haya muchas formas de incluir a los jóvenes para que consuman droga, los que lamentablemente se están iniciando a menor edad por la vulnerabilidad relativa a la edad, porque un negocio necesita clientes para funcionar y los están multiplicando”.

Además, mencionó que “son muy pocos de los consumidores ocasionales pueden salir de la adicción y contarla como una anécdota de vida, mientras que la gran mayoría no pueden apartarse y terminan sometidos a la droga”.

Calderón comentó que las sustancias que más consumen los jóvenes jujeños, son el paco y el alcohol. Al respecto del alcohol, señaló que “el problema del alcoholismo en los jóvenes resulta muy difícil de controlar, porque se lo puede adquirir prácticamente en todos lados e inclusive está presente en muchas de las mesas familiares, porque están con la tentación latente para consumirlo”.

Por otra parte, Calderón se refirió a la importancia del rol que cumplen los padres en la prevención de la drogadicción, manifestando que en todos los casos deben estar presentes en el hogar para controlar y poner límites a los niños y adolescentes.

Agregó que el problema persiste por el hecho que los especialistas en materia preventiva continúan aludiendo a que “la familia cumple un papel importante”, por lo cual considera que “hablar de familia en este siglo es una abstracción, porque en la mayoría de los casos que se atienden por la drogadicción, los menores presentan familias disfuncionales, con familiares sin autoridad para reprenderlos o guiarlos”.

En virtud de esto, recalcó el hecho que “un padre ausente no sólo es ausente en el sentido biológico, sino en el legislativo, porque no tiene autoridad”.

El especialista indicó que, para el psicoanálisis, “el padre es el legislador que indica que lo que se debe y lo que no se debe hacer y que después es el adolescente quien se encarga de transgredir o no las ordenes”, pero asevera que “si no hay ley no hay trasgresión y todo está permitido y no hay quien controle a los adolescentes”.

Además, indicó que en las consultas que reciben en el servicio son los propios padres de jóvenes adictos quienes solicitan ayuda para saber educarlos, pero “no tienen en cuenta la gran crisis que la familia actual está atravesando en nuestra sociedad, donde no es muy frecuente que esté bien, por lo cual presenta disfunciones que afectan al desarrollo de los niños y adolescentes”.