Agrupación Arturo Jauretche recuerda el 4 de Junio de 1946, inicio del Primer Gobierno Peronista

La vigencia de las ideas – hoy a 65 años del  inicio de la Revolución

El gobierno militar, debilitado por los acontecimientos, convocó a elecciones presidenciales para el 24 de febrero de 1946. Perón, con apenas cuatro meses de tiempo,  luego del 17  de octubre de 1945,  presentó su candidatura con la fórmula Perón-Quijano y organizó sus bases políticas, y con el apoyo de los trabajadores, sectores independientes y desprendimientos progresistas de los partidos tradicionales como la Unión Cívica Radical, el Partido Conservador y el Partido Socialista.

Al  convocarlos a defender los intereses del Pueblo y la  Nación,  les expresó  al pueblo argentino: “En el cuarto oscuro somos libres, nadie nos está mirando”. Su adversario fue un frente político denominado “Unión Democrática”, conformado por los sectores más conservadores de la sociedad en alianza con la izquierda internacionalista, como el Partido Comunista, y apoyado abiertamente por el embajador de los Estados Unidos de Norteamérica, señor Spruille Braden. La disyuntiva fue “Braden o Perón”.

Perón triunfó en las elecciones con el 52 por ciento de los votos y asumió la Presidencia de la Nación el 4 de junio de 1946. Ya en el Gobierno fundó el Movimiento Peronista. Comenzó una gestión de fuerte preocupación nacional y social, y de cambios en la vieja estructura conservadora de nuestro País. Asumió  para llevar adelante  una verdadera Revolución Nacional, e instaurar en el País una verdadera democracia social.

Una revolución se hace para implantar la justicia entre los hombres, en la medida de las posibilidades de la época. Esa justicia se establece para que todos tengan iguales posibilidades y se les respeten iguales derechos. En síntesis, para vivir mejor y crear juntos una comunidad más humana: ésa es la Patria grande y el Pueblo feliz del Justicialismo.

El peronismo, no se asentó en nuestra Patria, para dar explicaciones racionales a los satisfechos, sino para atender, antes que nada, las necesidades básicas de los necesitados. Así, al reconocerlos en lo más hondo de su condición humana, los hizo participar de los bienes de una civilización que ellos creaban. Los liberó de la esclavitud de sus privaciones, y les reconoció el derecho a ser felices. Por eso, los dignificó y su adoctrinamiento no fue más que ése: los hizo artífices de su propio destino. Cuando un ser humano llega a esa situación, ya está en posesión de los medios que le permiten ser una persona y no un animal de trabajo.

La persistente lealtad de esos trabajadores desde el llano, a la par que el antiperonismo se hacía cada vez más minoritario y sin otra propuesta que “no ser”, fue creando las condiciones para el adoctrinamiento del otro gran sector social de nuestro Pueblo: la clase media. También ella se adoctrinó en los hechos y no en las palabras, en la evidencia de no tener futuro en un país que, sometido a un proyecto que trataba de obviar la realidad, no se realizaba y trababa la realización de todos.

Entre la sociedad que caducó en 1943 y la que nació el 17 de octubre de 1945, por fin, nuestro Pueblo elegía, no ya mayoritariamente sino abrumadoramente, el futuro. Estaban creadas las condiciones para que Perón, con un proyecto para toda la Nación, condujera a la toma del poder,  desde ese 4 de  Junio  de 1946.

Hoy el desafío sigue siendo el mismo, redoblemos  los esfuerzos para continuar  con el legado  de Perón. Los jóvenes ante todo tendrán el desafío del ahora y el futuro de continuar con la lucha para lograr una Argentina mas justa, mas libre y soberana para todos, y una vida con dignidad y justicia para los hombres y mujeres que habitan éste bendito suelo argentino.

 

Agrupación Arturo Jauretche

Orlando Martínez                                                      Carlos Landriel

Sec. Prensa y Difusión                                            Presidente

 

Belindo Castro

Sec. General