Promueven la venta de alimentos sanos en las escuelas

Jujuy al día® – Para ello, Seguridad Alimentaria del municipio capitalino reunió a los kiosqueros de escuelas primarias y secundarias, públicas y privadas, quienes fueron instruidos por profesionales del medio. El Intendente Jorge ponderó el interés de los comerciantes.

Con el fin de promover hábitos saludables y prevenir enfermedades relacionadas a la alimentación, como la obesidad y la diabetes, entre otras, los comerciantes que explotan kioscos en las escuelas de nivel primario y medio, tanto del ámbito público como privado, participaron de un taller denominado “kioscos saludables”, que se realizó en el salón de conferencias del Hotel Panorama, en la tarde del martes último, convocado por la Dirección de Seguridad Alimentaria de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy, donde las charlas estuvieron a cargo de Licenciada en Nutrición Carolina Calvo y la farmacéutica Ana Blanco.

“Desde nuestra Dirección de Seguridad Alimentaria, la realización del curso produce una reacción importante en quienes tienen la responsabilidad de los bufetes y los kioscos en todas las escuelas”, expresó el Intendente Raúl Jorge al dirigirse a los presentes, y consignó la importancia de “tomar conciencia a partir de quienes tienen la responsabilidad de atender  permanentemente una feria de alimentos, que no forman parte de un control directo por parte de los padres, en la medida que tengamos la sana complicidad de los que tienen esta responsabilidad en las escuelas”.

Cabe agregar que el encuentro se prolongó por unas tres horas, durante las cuales los kiosqueros recibieron información sobre hábitos y alimentos saludables para la venta a los chicos, así como los cuidados a tener en su manipulación. Los participantes pudieron realizar preguntas sobre la nutrición y demás factores.

Promoción de hábitos saludables

El Director de Seguridad Alimentaria, Diego Rotela, explicó que comenzó la primera etapa de trabajo en el marco de la Ordenanza 5196/08, se lleva acabo la capacitación a los kiosqueros, “donde queremos generar no solo la promoción de los hábitos y alimentos saludables, sino también que el propietario entienda que su actividad cotidiana puede influir y sacar ventajas en lo que es la alimentación saludable de nuestros niños”.

El funcionario, asimismo, dejó en claro que la familia juega un papel fundamental en esto, destacando que “el primer mensaje está dirigido a loa padres, es que el niño, cuando vaya al colegio, vaya  desayunado o con el almuerzo, si va al turno tarde, partiendo de esta base, se elaborará una serie de consejos para que los padres, realmente, sean los responsables y sean concientes de los alimentos que se consumen y, lo mas importante, promover un ámbito de charla en la familia y de concientización”.

Vale aclarar que este encuentro con los kiosqueros es una primera instancia, luego continuará con docentes y alumnos y, posteriormente, un encuentro con los padres, entregando una folletería novedosa, comunicando todos los alimentos que están autorizados para el consumo.

Manifestó que las preguntas e inquietudes de los presentes fueron diversas, donde se planteó la problemática de los productos importados que ingresan al país sin ningún tipo de control y transportados ilegalmente”.

Aclaró principalmente que la ordenanza no es ni obligatoria ni punitiva, refiriéndose que “no le vamos a decir al kiosquero que es lo que tiene que vender, mientras tanto vamos a sugerir, a trabajar con la concientización y no hay castigo por no poseer alimentos saludables”.

Alimentos saludables

El criterio que toma la Dirección –dijo Rotela- “en todo el listado de aguas, gaseosas, cereales, galletitas y todos los alimentos de amplio espectro que existe, que para ser catalogados como alimentos saludables y acceder a los beneficios que otorga la Ordenanza, cada kiosco posea de ese listado diez alimentos”.

Se deberán incluir al menos cinco productos aptos para personas diabéticas, hipertensas y celíacas (estos últimos debidamente autorizados por el listado de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

Entre ellos, se encuentran: Pororó (bajo en sal, sin azúcar); trigo inflado; arroz inflado, mix de cereales (simple), mix de cereales (granola); yogur (firme, cremoso, colchón de frutas, con cereal, descremado sin azúcar, bebible); alfajor (de maicena, de frutas, simple recubierto con cereales o frutas  secas); barras de cereal, turrón de arroz; turrón; galletitas tipo agua, galletitas de arroz; leches individuales larga vida (común, saborizada); ensaladas de frutas en envases individuales sin azúcar (de fábricas autorizadas y debidamente rotuladas); bizcochuelos, pasta frola y tartas de manzanas (de fábricas autorizadas y debidamente rotuladas).

Tostadas; sándwich (de queso, verduras, carne (de fábricas autorizadas y debidamente rotuladas); agua mineral envasada; aguas saborizadas; gelatina con fruta (en envases individuales); postrecitos de leche; arroz con leche envasado; frutas frescas fraccionadas (maní, nueces, almendras, avellanas, etc); frutas desecadas fraccionadas (pasas de uvas, orejones, ciruelas, higos, pasas, damascos); mix de frutas secas y desecadas; frutas frescas (previamente lavada con agua potable); galletitas simples tipo maná, vocación, vainillas, etc. (sin relleno ni cubierta); galletitas tipo cracker individuales saladas tipo club social (horneadas); galletas marineras envasadas; grisines envasados; cereales en barra; pipas (sin sal); galletas o pan integral, de salvado, multicereal.

Helados de fruta o leche; escones; magdalenas; bay biscuit; vainillas; jugos naturales exprimidos o licuados (agua o leche sin agregado de azúcar).