La militancia por la “Familia y la Educación”

Claro que la actualización tecnológica no me es un concepto esquivo y mucho menos desconocido, a raíz de esto, hace ya mucho tiempo que me dedique a conocer y usar Facebook, Twitter, y algunas otras plataformas sociales menos conocidas, para tomar contacto con nuevas formas de comunicar, lo público y lo privado en una maravillosa multiplicidad de pensamientos, orígenes, intereses, etc.

Ahora, en ese marco de actualización, tome la decisión de adquirir una tablet (computadora portátil con la que se puede interactuar a través de una pantalla táctil o multitáctil) con la intención de poder usarla, de entre miles de posibilidades,  como libro electrónico, si, como libro electrónico. La emocionante sensación de acceder a libros que nunca pude tener en mi biblioteca, retomar lecturas abandonadas hace tiempo, releer libros básicos en mi formación como persona y con ello todo lo que se adhiere, es decir persona-política, persona-social, etc. La fabulosa experiencia de la lectura en el lugar y hora en que elija, el libro que me apetezca, según mi estado ánimo, se torna algo indescriptible pues es pura sensación. Pero más allá de la recomendable experiencia, me interesaba comentar la relectura de un libro que debiera ser básico en la formación de los jóvenes, sean o no militantes, pues la militancia no se define por el sector en que se practica ni por la mayor o menor dedicación, militancia en definitiva es toda actividad sostenida tendiente a efectuar un cambio en la sociedad en la que se conviva.

El libro en cuestión es “La Comunidad Organizada”, el que no es otra cosa que un excepcional tratado de filosofía. Algunos creerán que se trata de una especie de manual de conducta para captar y cooptar a comunidades a través de prácticas non sanctas, pero se equivocan, es justamente lo contrario, es una propuesta para conocer y reconocer al otro y a uno mismo en el marco de una convivencia comunitaria o social, ayuda a pensar y a pensarse en sociedad.

De este maravilloso texto pude extraer un párrafo que da a conocer una fábula de Goethe, la que describe a un hombre, el cual debe elegir entre principios absolutos e ideales y el esplendor material. En la célebre fábula de Goethe le acontece a un hombre desdichado verse compelido a una elección extraordinaria. Melusina, reina del país de los enanos, le invita a reducir su tamaño y compartir con ella su elevada jerarquía. Le ofrece amor, poder, riquezas, sólo que en un grado inferior: será rey, pero entre enanos.

Esta lectura reavivó mi entusiasmo por militar, entusiasmo siempre vivo, militancia siempre activa. Digo militancia en el marco más arriba descripto como toda actividad sostenida tendiente a efectuar un cambio en la sociedad en la que se conviva.

El porqué de esta reactivación se explica en la moral social actual, es decir reconozco en la fábula a toda una sociedad, es decir, a buena parte de una sociedad imbuida en el esplendor por lo material y abandonada de los principios absolutos e ideales que hacen fuertes a sus componentes. Por ejemplo, el abandono de la construcción siempre sagrada de una familia, la cual, como institución, ha sostenido férreamente a otra conocida como educación, porque no hay que quedarse en que la educación es una especie de responsabilidad de otros para con nosotros y nuestros descendientes, no, la educación comprende también a la amabilidad, la responsabilidad, la urbanidad, el compromiso, entre otras actitudes de vida, de valores, que sólo se adquieren en sociedad, en la sociedad familiar para luego salir al mundo. No sólo se trata de leer y escribir y saber sumar y restar, la educación es un concepto integral compuesto por un sinfín de conocimientos los que se obtienen en distintos ámbitos pero que comienzan por la familia, por el hogar. Confundir a la educación con la aprehensión de conocimientos en la escuela, el colegio o la universidad es como confundir a la comunicación con la prensa, siendo esta última sólo una parte de la primera.

La familia es fuente de toda respuesta a una sociedad, cualquier sociedad, es proveedora de aquellos que serán sus componentes, los ciudadanos, los que podrán aspirar a ser libres, a elegir y ser elegidos, a convivir en paz, a proponer o promover nuevas formas de convivencia, etc. En definitiva, si nuestro origen como sociedad está situado en la familia, también lo está nuestro destino, y si no militamos para reconstruir algo que esta deteriorado por propuestas nunca desinteresadas, es probable que la palabra, el concepto “Familia” se vuelva a entender como en su origen, su etimología, lo indica: famulus (“sirviente”); pues se sabe que se utilizaba para referirse al conjunto de esclavos y criados propiedad de un solo hombre.

En ausencia de tesis fundamentales defendidas con la perseverancia debida, surgen las pequeñas tesis, muy capaces de sembrar el desconcierto. (La Comunidad Organizada)

Gandhi