De Tierra del Fuego a Jujuy, integración a través del deporte

Jujuy al día® – Desde Ushuaia hasta Caimancito, son 53 los centros que funcionan por esta iniciativa enmarcada en el Plan Nacional de Deporte Social. Allí se acerca vóleibol, atletismo, kayak, mountain bike y cross country a la comunidad, incluyendo a los pueblos aborígenes y a los jóvenes con discapacidad.

Desde la humilde ciudad de Caimancito, en el sudeste de Jujuy, hasta el nevado paisaje de Ushuaia. Con la presencia del cacique de los Ava Guaraníes, Gregorio Gutiérrez, o el compromiso de la profe Diana Méndez que le pone calor a la capital de Tierra del Fuego. La integración y el desarrollo a través del deporte es el denominador común que alcanza de igual modo cada rincón del país. El Proyecto “Centros de Fomento Deportivo” de la Secretaría de Deporte del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación es una realidad más que desde 2006 amplia sus márgenes para contar hoy en día con 53 centros que abrazan a más de 4.100 chicos y chicas de 11 a 18 años.

A través de esta iniciativa que se enmarca dentro del Plan Nacional de Deporte Social, deportes como vóleibol, atletismo, kayak, mountain bike y cross country llegan a las diversas comunidades -especialmente en zonas vulnerables- gracias al esfuerzo de profesores de educación física, entrenadores e idóneos en la materia, fomentando el ingreso y la permanencia en la actividad. Y a partir de este  año se incorporaron centros de atletismo destinados a jóvenes con discapacidad.

Respecto al proyecto, el Subsecretario de Planeamiento y Gestión Deportiva, Marcelo Chames, señala: “Seguimos afirmando que el deporte es un bien cultural y un legitimo derecho de nuestros compatriotas. Con esa premisa los Centros de Fomento Deportivo constituyen el primer eslabón que tienen los pibes y pibas a lo largo y ancho del país para acceder al deporte.”

En tanto que Claudia Gomez, coordinadora del proyecto llevado a cabo por la Dirección de Fomento Deportivo, advierte: “El objetivo planteado desde la Secretaría con este proyecto es fomentar el ingreso y la participación de niños y jóvenes en el sistema deportivo para contribuir en su desarrollo. La actividad física y deportiva es un derecho que todos poseen y es obligación del Estado generar los espacios que le permitan a los argentinos acceder a ella”.

Además, esta acción del Estado expande su llegada a los pueblos aborígenes también. Tal es el caso del trabajo con Diaguitas (Villa Las Medinas, Tucumán), Tonocotés (La Blanca, Santiago del Estero), Ava Guaraníes (Caimancito, Jujuy), Wichis (Villa Ángela, Chaco y Aguaray, Salta), Guaraníes (Montecarlo, Misiones) y Matacos (El Galpón, Salta).

Las características del proyecto permiten su adaptación a la diversidad climática y topográfica de nuestro país, como así también de sus etnias y su cultura cumpliendo ampliamente sus objetivos de inclusión, participación e integración a través de la práctica deportiva.

En ese sentido, Gomez resalta: “Algunos de los participantes que asisten a los centros caminan kilómetros para poder hacer su clase, otros llegan a caballo o en mulas. Por ejemplo el profesor Luís Ferreira comienza su recorrido en auto, luego pasa a una moto y finalmente a un caballo para acceder a la escuela N° 1.087 del pueblo aborigen Tonocotés, en Santiago del Estero, donde lo esperan todos los chicos para jugar vóleibol”. Otro aspecto importante del proyecto es la capacitación que reciben los profesionales a cargo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.