21 Mayo: Aniversario del Grupo de Artillería de Montaña 5

Jujuy al día® – El Grupo de Artillería de Montaña 5 “Cap Felipe Antonio Pereyra de Lucena” celebra hoy 21 de Mayo,  un nuevo aniversario de su creación.  Durante 116 años los “Artilleros del 5to” brindan lo mejor de si,  en defensa de la Patria y en apoyo a nuestro pueblo jujeño.

Herederos de las glorias y tradiciones del Ejército del Norte, que se batió heroicamente en  nuestra Quebrada y Puna Jujeña,  durante la Guerra por la Independencia Nacional,  lleva el nombre histórico de “Capitán Felipe Antonio Pereyra de Lucena”,  en honor al primer oficial de artillería del Ejército del Norte muerto en combate.

Esta Centenaria Unidad del Ejército Argentino,  en el año 1944 se trasladó a la provincia de Jujuy,  adoptando como su definitivo hogar el Paraje Los Molinos,  ubicado al norte de la ciudad de San Salvador de Jujuy.  Desde entonces sus filas se han nutrido de miles de hombres del pueblo jujeño que revitalizan permanentemente su espíritu artillero.

Desde mayo del año 2010,  ha recuperado su denominación de Grupo de Artillería de Montaña 5,  que se había perdido en 1983, al ceder el ganado mular y ser dotada con camiones como vehículos tractores de sus obuses de montaña.  Con esta nueva aptitud,  el GAM 5 ha encarado empresas andinísticas sobre el Azul y el Chañi,  recuperando un viejo anhelo de nuestras tropas.

También en el presente año se pudo cumplir el viejo sueño de trabajar nuevamente en la puna,  con el apoyo de las autoridades locales desarrollaron ejercicios militares a lo largo de casi 800 kilómetros durante ocho días,  ejecutando fuego de artillería diurno y nocturno,  logrando excelentes resultados y preparando a nuestros hombres con un elevado nivel de excelencia,  para afrontar las exigencias del combate moderno en zonas exigentes desde el punto de vista de la climatología, la topografía y su medio ambiente.

Biografía del Cap Felipe Antonio Pereyra de Lucena

Nació en Buenos Aires el 27 de mayo de 1789, realizó su educación básica en el Colegio de San Carlos. Al finalizar sus estudios y con apenas 15 años,  se incorporó en clase de cadetes de artillería,  produciéndose su bautismo de fuego,  la histórica jornada del 12 de agosto de 1806, durante la reconquista de Buenos Aires.  Luego de tres años en el Ejército,  es ascendido a Teniente, siendo ahora destinado a prestar servicios en la 7ma Compañía del Batallón de Artillería Volante.

La 1ra Junta de Gobierno,  asignó a la 7ma Compañía de artillería a la 1ra Expedición Militar al Alto Perú,  donde se desempeñó como Segundo Jefe de la dotación Piezas.  Siendo ascendido en campaña a Capitán el 3 de agosto de 1810. Después de tomar parte activa en los combates de Cotagiata y la batalla de Suipacha,  recibió el encargo de montar la Compañía de Artillería de Cochabamba,  y en julio de 1811 tenía ya a sus órdenes más de 200 hombres y 8 cañones de diferentes calibres.

Habiendo dominado prácticamente el Ejército del Norte todo el Alto Perú, a finales de 1810 se estabilizó el frente de combate,  sucediéndose un tiempo de tensa paz.  El Ejército del Norte a órdenes del General González Balcarce acampó en proximidades del lago Titicaca, en los llanos de Huaqui,  prácticamente en la frontera entre el Virreinato del Río de la Plata (en franca revolución) y el Virreinato del Perú (leales al monarca español).

La posición que ocuparon los cañones de Pereyra de Lucena,  que se ubicó en los cerros de Yuraycoragua,  fue sorprendida por el ataque de las tropas españolas, al mando del General Goyeneche,  quien rompió la tregua “de hecho” que existía entre los beligerantes,  lo que dio lugar,  al hecho conocido en nuestra historia militar como el “Desastre de Huaqui”,  que provocó la disolución del Ejército que llevó adelante la 1ra Expedición Auxiliadora al Alto Perú.

En esta acción es herido mortalmente el Capitán Felipe Antonio Pereyra de Lucena, falleciendo,  el 20 de junio de 1811,  a los 22 años de edad.

Para entender la relevancia que su figura tuvo en su época, que hoy resulta lamentablemente desconocida a muchos contemporáneos,  debemos saber que su nombre figura inscripto en uno de los lados de la Pirámide de Mayo,  junto al de Manuel Artigas,  únicos dos nombres que contiene este importante monumento nacional;  en reconocimiento por haber ofrendado su vida por la patria sirviendo en el glorioso “Ejército del Norte”.