“El coro del Poli” en la ex ESMA

Jujuy al día® – Unos 500 chicos de escuelas, integrantes de coros creados en 2008 en distintas localidades del país, colmaron de melodías los rincones de la ex Esma, el emblemático centro clandestino de detención que funcionó durante la última dictadura cívico- militar, durante un encuentro que organizó el Ministerio de Educación en el Centro Cultural “Haroldo Conti”.

Mientras un coro cantaba una dulce zamba en el hall principal del Conti -espacio recuperado para la memoria colectiva desde 2003-, otros chicos armaban una enorme rueda en el playón detrás del edificio de “las cuatro columnas” y el resto ensayaba un tema del cancionero popular latinoamericano a viva voz, en el primer piso del mismo edificio.

“A mí me hace sentir libre cantar”, dijo Tamara Camargo, una alumna de primer año del Polivalente de Arte, de San Salvador de Jujuy, que participa en el encuentro internacional de coros y orquestas, que se inició esta semana en Buenos Aires.

Su coro está integrado por 50 chicos, y se llama “el coro del Poli” porque la mayor parte de los coreutas son alumnos de ese colegio, aunque el espacio está abierto a todos los chicos y jóvenes de la zona.

“Orquestas y Coros Infantiles del Bicentenario” es el nombre del programa cuya dirección general está a cargo de Claudio Espector, quien también dirige el programa a nivel de las orquestas, mientras que Pablo Piccini es el director de coros.

El encuentro tuvo lugar en la ex Esma para los coros y en Parque Norte para las orquestas, donde hubo unos 1000 chicos.

Los coros eran de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia); de Chaco, Corrientes, Salta, Jujuy, Tucumán, y Chubut (Argentina).

Mientras que de las 10 orquestas cinco eran de Argentina y cinco de otros países de Latinoamérica.

El programa, iniciativa del Ministerio de Educación de la Nación, ya creó 35 coros e igual número de orquestas en distintas localidades desde 2008.

“Los coros se crearon en distintas localidades de todo el país para brindar una educación musical de excelencia a chicos y jóvenes. Cada año nacen cerca de 10 coros más y en 2011, se crearon 5 coros más, sólo en La Matanza”, explicó Piccini.

El programa, precisó el músico, “ya suma 5.000 chicos en orquestas y otros 3.000 en coros. La idea es incluir a todos los que quieren participar especialmente en localidades que históricamente no tuvieron acceso a este tipo de educación y de bienes culturales”.

Según los mismos chicos, “no sólo se canta, también se aprende lenguaje musical y canto (técnica vocal) durante cuatro encuentros, y tienen dos o tres ensayos por semana”.

Ese aprendizaje, dijo el director, se hace por lo general “a contraturno, y como área extracurricular”, en lo que se conoce como educación “no formal”.

Para el grupo salteño, “tantas horas de estudio y de ensayos no les molesta. Todo lo contrario”, coinciden algunos de los 70 integrantes del coro del Milagro, del barrio del mismo nombre, ubicado en plena capital salteña.

“Yo puedo hacer circular mi alegría, mi tristeza, todo lo que siento a través del canto. Es una experiencia muy necesaria para mí”, señaló Fernando Villalobo, un joven que sin ser alumno del colegio tomó la propuesta y se integró al coro.

Cada coro cuenta con un director, un profesor de técnica vocal y otro de lenguaje musical y un asistente que es el que se encarga de establecer la redes con el barrio, de integrar a la comunidad a la actividad.

Estos días de intercambio entre los distintos grupos, hubo talleres donde se volcaron las experiencias y los docentes participaron de una capacitación con directores de orquestas y coros de otros países latinoamericanos.