Denuncian que en el Pablo Soria faltan camas para internaciones en épocas de enfermedades estacionales

Jujuy al día® – Tras una denuncia destacaba la falta de camas en el Hospital Pablo Soria, nuestro medio investigó la especie entrevistando de fuentes externas, las aseguraban que, como particularidad, en el hospital cabecera hay períodos en los que la ocupación es poca y otros en el que no se da abasto a la demanda, sobre todo cuando comienzan a aparecer los casos por enfermedades estacionales.

Las fuentes mencionadas aseguran que el mayor inconveniente de falta de camas se da en las áreas críticas, en las que la demanda normalmente no supera el 85% de la ocupación por internaciones, cosa que no ocurre en las salas generales.

El Hospital Pablo Soria cuenta con 355 camas que se han visto afectadas por la reducción en la capacidad de las salas por los trabajos de refacción.

Un área que suele presentar faltantes es la terapia intensiva, la que normalmente suele verse superada en su capacidad, además de las áreas de neurología y neurocirugía, las que vieron reducidas en su capacidad en 15 camas a causa de las diversas obras de readecuación del hospital.

Ante esta problemática, desde el Pablo Soria se ven en la necesidad de realizar derivaciones a otros centros médicos ante la falta de espacio físico para colocar más camas.

Para poder solucionar este inconveniente, se calcula que necesitarían aproximadamente 20 camas más para satisfacer la demanda de internaciones adecuadamente.

Los consultados manifestaron que, además de las camas, en este hospital también necesitan un nuevo tomógrafo y un equipo de arco en C, los cuales resultan bastante caros para costearlos directamente desde el mismo.

Parte de la investigación se ocupó de, a modo de contraste, la situación en el Hospital de Niños de Jujuy, la que es totalmente diferente en lo que respecta a la demanda de camas y necesidades básicas para funcionar correctamente.

Este hospital cuenta con 114 camas repartidas en sus diversas áreas de cuidados, las que actualmente apenas están con una ocupación del 85% del total, llegando a lo sumo en épocas de enfermedades estacionarias una ocupación del 87% como máximo.

Para mejorar la situación, se prevé incorporar doce camas más a las existentes durante el mes de abril en lo que denominan “Hospital de día”, mientras que esperan habilitar la terapia intermedia con ocho camas más en un futuro inmediato.

A pesar de que aún reencuentra obra, el Hospital de Niños podría afrontar una gran demanda al incrementar su capacidad de camas en un 20% más.

Al lograr satisfacerse su demanda por el porcentaje de ocupación que nunca alcanza a la totalidad de las camas, no necesitan peticionar mejoras de ningún tipo para las prestaciones del mismo.

Estas dos realidades resultan bastante contrastantes en los dos grandes centros de atención médica de nuestra Capital provincial, los que distan unos pocos metros entre sí y reciben igualmente una gran afluencia de pacientes que buscar el tratamiento adecuado a sus problemas de salud, los que terminan encontrándose con estas disparidades entre un hospital y el otro.