“La mentira para justificarse ante los padres está muy arraigada en la adolescencia de Jujuy”

Jujuy al día® – Así se expresó el especialista de la Unidad de Salud Mental del Hospital Pablo Soria, Rafael Calderón, tras ser consultado sobre los acontecimientos recientes, en los que hubo chicas que mintieron a los padres sobre intentos de secuestro para justificar otras acciones que llevaron a cabo.

En declaraciones a nuestro medio, Calderón manifestó que “lo primero que tienen que saber los padres es la mentira para justificar una travesura o para autovalorarse como compensación de la falta de autoestima, es una cuestión psicológica que está muy arraigada en la adolescencia”.

Indicó que los adolescentes son sujetos que están en formación con una gran conflictiva social y psicológica, por lo cual les resulta incomodo pedirles permiso a los padres para actuar y prefieren mentirles para evitar se negativa.

Al respecto, mencionó que muchos prefieren inventar una salida rápida mediante una mentira, ejemplificando con un hecho común que suele presentarse, cuando “un adolescente le dice al padre que irá a estudiar a la casa de un compañero, pero realmente se va a bailar”.

Además, afirmó que tras recibir consultas de este tipo, muchos padres aluden al hecho que “si les pedían permiso, los hubieran dejado ir”.

Del mismo modo, Calderón comentó que mediante la mentira, los adolescentes suelen obtener beneficios en las negociaciones con los padres, situación que resulta muy frecuente en nuestra sociedad.

Por otra parte, afirmó que en muchos casos, la actitud de los jóvenes se encuentra influenciada por la actitud propia de los padres, quienes suelen ser mentirosos y convierten a los hijos en cómplices de sus mentiras.

En base a esto, consideró “cómo pueden pretender que un chico no sea mentiroso si lo ve al padre mentir en el trabajo, a los acreedores, a los amigos, etc., por lo cual estaríamos observando que la mentira está institucionalizada en el ámbito familiar”.

Las consecuencias de mentir – expresó Calderón – a las que pueden llegar los chicos es la mitomanía, cuando generan fantasías para llenar lagunas del pasado, llegando a creer que son verdades y ‘vivir en una mentira’ para poder demostrar su valor, aunque resulta evidente que están mintiendo, concluyó.