El obispo Palentini aún no retomará sus actividades

Jujuy al día® – El obispo diocesano de Jujuy, Marcelo Palentini, tras su retorno de Buenos Aires, se encuentra acompañado de su hermano y su cuñada. Su día a día empieza a ser más metódico, ya mantuvo los primeros contactos con un oncólogo de Jujuy al que fue derivado y en breve comenzará sesiones de fisioterapia.

Así lo indicó a Jujuy al día® el vicario General de la Diócesis de Jujuy, presbítero Antonio Hernández, quien además señaló que, una vez finalizada la secuencia de radioterapia, “se había evaluado ya en un primer momento que el seguiría con la quimioterapia en Jujuy”.

“Ustedes saben que estos tratamientos lo primero que afectan es el tema de las defensas y por eso es que el está todavía un poco recluido hasta que mejore y empiece a retomar sus actividades pastorales”, dijo.

Al ser preguntado si Hernández continuará al frente de la Diócesis, aclaró que “en realidad, el que está a cargo de la Diócesis es el obispo, porque al retornar en condiciones de hacerlo, él reasume la conducción de la Diócesis, lo cual no quiere decir que yo ceso en mi oficio de vicario General, que ya lo tenía antes de todo esto, y que también significa compartir con él el gobierno de la Diócesis, sobre todo desde las directivas que él puede ir dando y de lo que en conjunto vamos viendo necesario en cada situación que se plantea”.

“En Buenos Aires, el oncólogo que lo atendía, el doctor Silva, sigue, de alguna manera, monitoreando el proceso, pero lo ha derivado al doctor Salvatierra, de acá, de Jujuy. Ya estuvo encontrándose con Monseñor y armando el proyecto de lo que será esta segunda etapa del tratamiento”, precisó.

“Lo que sí me da alegría compartir es que esta inflamación que había producido la crisis a principios de abril, al no tener la radioterapia, también va cediendo. Así que va recuperando los dos aspectos que lo habían afectado: la afasia temporal y el tema del desplazamiento. En ese se va recuperando bien”.

Por otro lado, expuso que “no hay ninguna novedad sobre lo que fue su proceso, tanto de la primera como de la segunda operación, que fue por un coágulo. Ese aspecto está totalmente controlado”.

“En este momento, está tranquilo, contento, tiene muy buen ánimo, habla de los temas de la diócesis. Se está poniendo al día poco a poco”.

Consultado sobre cómo es el día a día del obispo, Hernández dijo que “tiene un ritmo mucho más metódico: se levanta, hace sus oraciones, desayuna, lee, comparte con su hermano y con su cuñada –procedentes de Italia- alguna visita especial que por ahí pueda recibir. Después almuerza normalmente”.

“Comenzará ahora con un tratamiento de fisioterapia, para lo cual se tiene que armar un programa. También celebra la misa, mira televisión, lee los diarios. Está un poco más descansado, hasta que pueda retomar sus actividades pastorales”, finalizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.