Impresiones de una jujeña en la Feria del Libro

Tuve la oportunidad de visitar durante una semana la Feria del Libro en Buenos Aires y hacerme una idea de lo que significa este mega-evento, tanto en su infraestructura como en la producción cultural que se brinda al público.

La organización de la Feria es una máquina súper aceitada. Todos los días, para entrar, teníamos que hacer una cuadra de cola, y no una cuadra jujeña, sino porteña. Había miles y miles de personas. Delegaciones de estudiantes (primarios y secundarios) que llegaban a montones. Todo estaba cronometrado y se cumplía. Nosotras fuimos a la presentación de un libro que empezó a horario. Y lo de Jujuy estaba todo planteado para que cada uno hablara cinco minutos.

En los distintos pabellones, había “cubículos de informes” en los que uno preguntaba por el título del libro, el nombre del autor o la editorial y -muy amablemente- nos indicaban el estand. El lugar (la Rural) es gigante y todo estaba señalizado por “calles”, “Stand Nº”, “Pabellón de tal o cual color”, “Sala tanto”. Había seguridad, lockers como los del supermercado para guardar tus cosas, lugares para comer (tomar café, comprar golosinas, comer pizza, sandwiches, etc.), un salón de descanso bastante silencioso (porque adentro había un barullo constante): el paraíso de los lectores.

Además, “Ñ” tenía su estand (gigante, igual que el de Clarín y La Nación, mientras que el de Página 12 era mínimo) en el que los invitados eran entrevistados por los periodistas de la revista. También, cada editorial organizaba firmas de libros y hasta había espectáculos teatrales y musicales.

Para los niños, había un espacio especial (auspiciado por “Mejoralito”) en el que había una biblioteca. En otro lugar, un salón de juegos a partir de lecturas y escrituras, y en otro más, un salón de “cuentacuentos”. Todos los estand contaban con gente que informaban los precios o que te ayudaban a buscar el libro que querías. Los estand que tenían sección infantil contaban con mesitas y sillitas.

Es tan gigante que en todos estos días no pudimos recorrer todos los stands y ver todos los libros.

Creo que fue destacada la presentación de las Obras Completas del poeta Domingo Zerpa. Pero lo que tal vez me conmovió más es que para los jujeños que viven en Buenos Aires (lo digo porque la veía a mi hermana que vive allá) la actuación de los Tekis fue emocionante… Y sí, uno se pone en el lugar de ellos y es así. No había jujeño (la cara nos delata) que se quedara sentado. Y cuando reivindicaron el uso de la coca fue una explosión de aplausos y gritos.

La gente se bailó todo. Había mujeres con cuernitos en la cabeza, tiraban papel picado, bailaban los bailecitos, sayas y carnavalitos que tocaron. Particularmente, no soy fanática de Los Tekis, pero en ese momento es como que todos sentíamos la jujeñidad. Todos cantábamos y respondíamos cuando ellos gritaban desde el escenario: “Soy soltero y hago lo que quiero… soy casado y hago lo que puedo”.

Fue lindo. Sin embargo, el estand de Jujuy (en el pabellón Ocre) no se destacaba como otros (por ejemplo Tucumán, que armó la Casa Histórica en luces y todo el tiempo sonaba folclore y había parejas bailando) y -me pareció- no había la calidez que se sintió en la Sala Cortázar cuando tocaron Los Tekis.

 

Ana Gabriela Angulo

Graduada en Letras (FHyCS-UNJu)