Marcelo Lascano en Jujuy: “Las provincias del Norte deben ponerse de acuerdo en un modelo”

Jujuy al día® – En una entrevista exclusiva con Jujuy al día, el economista Marcelo Lascano sostuvo que las provincias del Norte argentino tienen que “ponerse de acuerdo en un modelo” en el marco de un plan estratégico productivo que aproveche la salida al Pacífico. Asimismo, reconoció que en el Gobierno nacional hay “un esfuerzo”, pero no una conducción planificada del mismo.

Lascano, quien estuvo este jueves en Jujuy para disertar en el Consejo de Ciencias Económicas, respondió a algunos interrogantes planteados por nuestro medio, advirtiendo, en principio, que en el plano nacional “yo creo que no hay que hablar de modelo. Porque hablar de modelo requiere de ciertas consistencias técnicas que el Gobierno no las buscó –y esto no es pecado-, pero era mejor si las buscaba”.

“Además, veníamos de principios de los 2000, cuando Argentina era una catástrofe, después de la convertibilidad, el ensayo menemista, los fracasos de Duhalde y de Alfonsín. Se aprovechó un viento de cola, como se dio en llamar, que no es ofensivo, porque cuando los productos que uno vende se revalorizan, no hay un milagro en el sentido de que fue uno el que descubrió algo, como Walt Disney que descubrió los dibujos animados y todavía sigue con el negocio. Lo aprovechamos”.

“Lo que pasa es que hubo en el medio un tema que es un despropósito: al sector económico se lo castigó. No digo que no se le regale nada, pero, a pesar de todo lo que se ha dicho de la soja, que era un yuyo, un veneno, la soja le ha dado de comer al mundo, a nosotros nos salvó el balance de pagos, nos salvó las recaudaciones y respondió a un grado de enriquecimiento brutal de la tecnología agropecuaria reconocido en todo el mundo”.

“Nosotros aportamos tecnología sobre ciertos tipos de productos. De modo que hay un esfuerzo. Lo que no hay es una conducción del esfuerzo. Es raro, porque hay gente que dice que es progre, que la planificación no les asusta como a los liberales, pero esto no existió”.

“El viento de cola se podría haber aprovechado mejor. Porque se distribuyó, se incentivó el consumo. La gente contenta, pero sin invertir. Hoy tenemos la economía peleando una frontera productiva. Por eso los precios están así, más allá de que Moreno quiera con toda buena voluntad y lealtad disimular. Cuando los gremios piden el 30% es porque la inflación no es 6% ó 7%”.

Consultado sobre en qué medida se puede hablar de intervencionismo del Estado, Lascano expresó que “hay dos tipos de intervencionismo. Uno, que se llamó la Escuela Alemana con la nueva fórmula, y otro que es salir a atajar el ciclo”.

“Un intervencionismo que vea que las variables no se vayan, que maneje la política monetaria, la política fiscal, la tasa de cambio, los acuerdos bilaterales, mercados comunes, es algo inteligente. Se está planeando el futuro en acuerdo con lo que ven las fuerzas vivas. Porque hay que escuchar a la gente de negocios”.

“Si yo quiero hacer tal cosa para Brasil, tengo que escuchar a alguno de los hombres de negocios que dirán: esto en Brasil no entra, porque es estratégico para ellos. Ellos sí manejan la estrategia. Lo otro es salir al cruce del ciclo como se pueda, a los ponchazos. Creo que eso ya se hizo en el capitalismo en la crisis de los años 30, que está bien, pero a los ponchazos toda la vida después no rinde”.

Preguntado, en consecuencia, cuál es la etapa por la que ahora se debería transitar, Lascano dijo que “ahora hay que poner cierta jerarquía de objetivos. Hay que privilegiar algunas cosas. Como no se puede hacer todo, hay que ver si vamos a combatir la inflación, dónde está. Los que se equivocan dicen que no se puede hacer, pero cuando uno tiene tantos recursos ociosos, sobre todo mano de obra, ahorros en el exterior; lo que hay que hacer es aprovecharlos rápidamente para que produzcan”.

“¿Y dónde encauzarlos? Panadería, bueno. Sastrería, no me interesa. Distribuir población en zonas geográficas con potencial, está bien. Construir viviendas. Pero rápidamente todo lo que significa cuello de botella hay que atacarlo, incluso con importaciones de choque hasta tanto maduren las inversiones internas”.

“Porque nadie va a venir a invertir si nosotros no blanqueamos que vamos a proponer que esos sectores crezcan. Nadie va a venir a invertir cuando me gusta importar el producto. Lo que no hay que hacer es cerrar la economía, porque si se encierra, los empresarios tienden a jugar de monopólicos”.

“Es un tema que hay que refinarlo. ¿Cuáles son las jerarquías? Entonces, nos preguntamos, ¿qué pasa con la ganadería? Está diezmada. ¿Qué hay que hacer? Comer jirafas, cambiar la dieta. Educación, ¿para qué? ¿No hay médicos, abogados, contadores? Hay demasiados. ¿Qué hay que privilegiar? Ciencia y técnica”.

“Porque nosotros los financiamos y se van al exterior. Yo tengo dos hijos que trabajan para firmas externas, no porque no sean patriotas, sino porque acá no se pagan. Una doctora en física y un ingeniero en transporte”.

“No hay un ente estatal diseñando el transporte. Moyano lo tiene a su diseño, que es lo más anticuado y yo estoy en contra, que es seguir dándole manija al camión y al auto, en vez del ferrocarril, porque con una locomotora se trasladan 300 camiones”.

“Esto tiene que ser estratégicos, pero no pueden poner a los gremios, porque cada gremio va a pretender lo que le conviene. Esto lo tiene que hacer el Estado, una cabeza clara. No el estado para los amigos, sino como hizo Lula, Cardoso, Vargas en el 30 del siglo pasado”.

Consultado cómo deberían inscribirse en este proceso las provincias del Norte argentino, dijo: “Las provincias del Norte deben ponerse de acuerdo en un modelo, haber salido al Pacífico hace mucho. El Paso de Jama está hace cinco años, cuando antes era una fantasía”, finalizó.