Para un experto de la CNEA, en Jujuy deberían fabricarse baterías de litio

Jujuy al Día ® – El gerente de la Unidad Investigación y Aplicaciones no nucleares de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), Alberto Lamagna, sostuvo que junto a la extracción de sales de litio, debería formularse un proyecto para la elaboración del prototipo de batería de litio y luego ser fabricadas en un lugar cercano a la mina.

Jujuy al día mantuvo una entrevista exclusiva con Lamagna, quien es físico-tecnólogo, experto en procesos de fabricación de micro y nano dispositivos, licenciado en Ciencias Físicas egresado en la UBA y doctor en Física de la  Universidad de Bologna (Italia).

“A nivel macro, veo una muy buena oportunidad para la región Norte de la Argentina de tener un polo de desarrollo de alta tecnología asociado a la existencia de minería de litio. Mi sugerencia no sólo es extraer y exportar litio como empresa argentina –ya sea estatal o mixta- sino agregar valor acá, en la región”, dijo, al inicio de un extenso diálogo con nuestro medio.

Para Lamagna se debe instalar “un polo de desarrollo tecnológico asociado a las baterías de litio, que tienen un gran mercado. Se generaría mucho más valor agregado, más riqueza y levantaría en la región toda la parte científica y tecnológica. Se lograría homogeneizar distintos polos de desarrollo en todo el país, no solamente en las grandes ciudades”, analizó.

Le consultamos si considera necesario que haya un cuerpo de científicos formados en el desarrollo de litio en la provincia de Jujuy, a lo que el experto en tecnología respondió que “sí, siempre se necesita tener en el lugar una masa crítica, es decir un grupo de gente –pensadores y científicos- que impulsen este proyecto, y tiene que ser referente cada uno en su tema, impulsar y ser un núcleo de agregación”.

“La propuesta de hacer una escuela yo la veo bien, pero es una cosa complementaria. Lo que para mí habría que hacer rápidamente, para no perder el tren tecnológico, es armar un proyecto coordinado con el Ministerio de Ciencia y Técnica, con todos los actores interesados en que esto vaya adelante, e impulsar el desarrollo del primer prototipo de batería hecha de litio en la Argentina”.

“No importa en qué lugar de Argentina se haga ese prototipo, pero sí tener claro que la empresa –desde mi punto de vista- debería estar al lado de la mina. La mina debería tener dos salidas: camiones que salen con las sales de litio y otros camiones que salen directamente con las baterías”.

“Algunos irán a Tierra del Fuego para ponerlas en las notebooks argentinas que todos los años les dan a los chicos de las escuelas secundarias; podrían tener baterías de litio fabricadas en Jujuy o en Salta, de acuerdo a la integración que haya en las provincias del Norte. Habría que buscar el lugar más adecuado”.

En cuanto a cuáles serían los principales obstáculos que habría que sortear para que este proyecto sea posible, Lamagna analizó: “Por lo que he visto de las presentaciones (del seminario de litio), por lo que conozco que se ha hecho en la Comisión de Energía Atómica, por lo que se hizo en el INIFTA de La Plata, hay bastante conocimiento tecnológico para desarrollar la batería en Argentina y en muy poco tiempo”.

“En el sistema científico argentino hay fondos como para este proyecto. No es un proyecto de mucha inversión económica. Lo más crítico, para mí, es lo conceptual de que se pongan de acuerdo las partes, los socios. A veces, los argentinos nos peleamos mucho entre nosotros, a ver quién se lleva la mejor parte. Creo que eso es lo más difícil”.

“Lo más difícil de este proyecto es que se pongan de acuerdo los socios y conseguir recursos humanos para la segunda etapa, no para la primera. Para hacer el prototipo de batería para la industria, no veo problema. Pero para la etapa de mediano y largo plazo hay que generar recursos humanos de alta calidad científica que después se vuelquen a la tecnología, en la región”, opinó.

“Habría que hacer acá escuelas de formación asociadas a universidades por el tema litio y entrar a formar chicos de nivel técnico y de nivel universitario en este tema, como para que la cosa crezca y cuanto en la Argentina hablen de litio lo asocien al Noroeste argentino, del mismo modo que la energía nuclear está asociada a la CNEA o la energía eólica a Rawson”.

“Y no sólo asociar a la producción minera, sino en un núcleo científico técnico alrededor que hace mejorar el producto. Uno puede salir rápidamente al mercado con un producto, pero para estar competitivo a lo largo del tiempo, hay que innovar permanentemente. Y eso lo hace una masa crítica de científicos –químicos, ingenieros y algún físico- que estén trabajando juntos en esto”.

Una vez que haya acuerdo de las partes, según Lamagna, el prototipo podría estar listo “en un año o año y medio, para luego transferírselo a la industria que, a mi modesto saber y entender, debería estar al lado de la mina. Esta es una decisión política, estratégica”.

“Yo hablo de prototipo porque no es producto. El prototipo es algo que funciona, pero que todavía le falta hacer lo que se llama “ingeniería del producto”. Y eso lo hace la empresa. El tecnólogo llega a tener un prototipo que le sirvió a la empresa para saber los costos, los insumos, los procesos de fabricación”.

“Es muy fácil fabricar baterías o celdas de litio. No es una cosa inalcanzable. No es que vamos a hacer un transbordador espacial para ir a Marte. Es hacer algo que la Argentina está en condiciones de hacer. La cuestión es ponerse de acuerdo; la peor valla que debemos superar ahora es la de la gestión”, concluyó el científico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.