“En Jujuy, el maltrato hacia los ancianos está presente y es nuestra deuda porque no se acercan a denunciarlo”

0

Jujuy al día® – Así se expresó el Jefe del Departamento de Violencia Familiar, Roberto Pizzolini, en declaraciones a nuestro medio, tras ser consultado sobre la problemática en torno al maltrato hacia los adultos mayores en nuestra provincia.

En declaraciones a Jujuy al día, Pizzolini manifestó que el problema del maltrato hacia los adultos mayores en nuestra provincia “es una deuda que tenemos desde el Departamento de Violencia Familiar, porque muchas veces el anciano no se acerca a denunciar y éste es un problema por el cual necesitan ayuda, porque está presente en la sociedad”.

Al respecto, señaló que los ancianos muchas veces no tienen la capacidad para acercarse hacia las instituciones dedicadas a procurar solucionar el problema para denunciarlo, más aún cuando son sus propios familiares quienes les propinan el maltrato, por lo cual algunas veces suelen ser amenazados y golpeados para que no lo hagan.

“Los casos que venimos recibiendo llegan por vecinos o agentes sanitarios que conocen la situación del anciano maltratado y la denuncian, pero vemos que las denuncias no son tan frecuentes, aunque sabemos que existen más casos de los denunciados que se mantienen en secreto porque el ‘abuelo’ no puede acercarse a hablar del caso”, afirmó el especialista.

Además, expresó que muchas veces cuando los ancianos quieren realizar las denuncias, desisten porque no conocen a quién recurrir para hacerlo, considerando que “el problema es distinto al caso de las mujeres adultas, por ejemplo, que tienen a quién recurrir cuando son víctimas de violencia”.

Respecto al maltrato hacia los adultos mayores, Pizzolini aseveró que “es un problema importante de violencia familiar que debemos tener en cuenta, porque los ancianos han perdido el respeto que tenían años antes, en el cual ocupaban un lugar importante dentro del seno familiar, y actualmente han perdido el respeto y cariño por gran parte de las familias”.

Pizzolini afirmó que “los ancianos hoy son abusados de la misma forma que son abusados otros grupos vulnerables de la sociedad, en su condición de vulnerabilidad psicosocial, porque también son víctimas de maltrato físico, muy frecuentemente, de maltrato emocional, en forma crónica y permanente que repercute enormemente en su estructura psíquica, son abandonados en cuanto a su higiene, y suelen padecer de falta de atención médica”.

A su vez, manifestó que “muchas veces son depositados en el fondo de una casa, en una habitación, solos, con carencias afectivas y negligencias u omisiones en lo que respecta a su cuidado, e inclusive, en casos muy aislados, son abusados sexualmente”.

Otra situación que suele presentarse, agregó, ocurre cuando las familias los abandonan en un geriátrico y terminan de cierto modo olvidándose de ellos, “recordándolos solamente cuando tienen que cobrar la jubilación, cuando les quitan el dinero que reciben por cuestiones que nada tienen que ver con su salud, punto que suelen argumentar para este cometido”.

No obstante, añadió, el hecho que un anciano se encuentre internado en un geriátrico no quiere decir que no pueda padecer de maltrato de algún tipo.

Además, indicó que es de público conocimiento el hecho que los ancianos suelen tener enfermedades relativas a la edad, razón por la cual necesitan tomar medicación, la cual en muchos casos se convierte en objeto de abuso hacia ellos, por omisión o negligencia de la familia para suministrársela.

También afirmó que cuando los problemas de salud de estas personas se agravan, muchas veces la atención médica llega tarde por esa misma negligencia u omisión que tiene la familia del anciano maltratado. Agregando que en muchos casos, estos mayores suelen presentar cuadros de desnutrición o deshidratación, además de un evidente dejamiento del cuidado de su aspecto personal, traduciéndose principalmente en falta de higiene.

En relación a la situación social de la violencia hacia los adultos mayores, Pizzolini manifestó que el tema “no escapa a ningún nivel socioeconómico, ni cultural, ni religioso, porque está presente en todas partes”.

Al respecto, mencionó que en los lugares donde está presente la pobreza y las condiciones socioeconómicas no son muy buenas, la llegada de los agentes sanitarios es mayor que en los lugares donde no se registran estos problemas, agregando que ante estas dificultades, se interiorizan en la realidad de los ancianos y conocen mejor la situación cuando el maltrato hacia ellos se presenta.

En cuanto a los causantes, el especialista señaló que generalmente la violencia hacia estas personas proviene del entorno familiar, siendo los hijos los causantes, en la mayoría de los casos.

A su vez, mencionó que el maltrato físico hacia las personas mayores suelen ocasionarlo mayormente personas entre 20 y 40 años de edad, mientras que el maltrato emocional, la negligencia y el abandono suele ser causado por otras personas mayores a los 35 años de edad.

En cuanto a inconvenientes de este tipo en el hogar, indicó que mayormente los problemas giran en torno al espacio que ocupa el anciano en las viviendas y, fundamentalmente, en problemas suscitados por la cesión de la vivienda que hacen hacia los hijos, los cuales al intentar realizar el traspaso legal del inmueble, suelen echarlos del mismo, razón por la cual muchos adultos mayores suelen tener problemas legales en torno a esta situación.

En otro orden de cosas, Pizzolini se expresó en referencia a la situación de la violencia hacia la mujer en Jujuy, manifestando que hay un aumento en la frecuencia de los casos denunciados, en gran parte, por las labores de concientización y sensibilización que venimos aportando desde el Departamento y desde el Ministerio de Salud de la Provincia, además del aporte que vienen realizando las instituciones educativas, acercando la problemática a los niños para que sepan como actuar ante las situaciones de maltrato y sepan donde acudir para denunciarlas.

Al respecto, afirmó que “la violencia de género es una realidad en nuestra sociedad, donde el ejercicio de poder que ejerce el hombre violento, al considerar a la mujer como ser inferior, la somete y la domina mediante la violencia, mediante distintas agresiones tanto emocionales como físicas, como ser golpes o quemaduras, con el objeto de destruirla psíquica y emocionalmente”.

Ante esta afirmación, resaltó el hecho que “no puede decirse que el hecho de quemar a una mujer sea considerado como crimen pasional, cuando es un hecho premeditado porque el agresor está consciente de lo que va a hacer. Además, casos de ataques de este tipo han venido repitiéndose en casi todo el país y son ejemplos claros de la saña que viene teniendo el hombre violento hacia la mujer”.

En lo que concierne a denuncias, indicó que las mismas se están volviendo muy frecuentes, puesto que se acercan cada vez más mujeres a denunciar situaciones de maltrato, muchas veces concretándose las denuncias por otras circunstancias atendidas en los centros médicos en los que sale a relucir el problema.

Dentro de la problemática del maltrato hacia las mujeres, señaló que los patrones de agresiones físicas se repiten en muchas parejas, donde pareciera que “está naturalizada la idea que las mujeres están para ser esposas fieles, tener hijos, dedicarse a su marido, por lo cual salir de esa situación de violencia cuando está tan naturalizado en el entorno, le genere un desprestigio del mismo por el qué dirán y de la dependencia económica que los agresores pregonan, hacen desistir de cortar con el círculo vicioso”.

Además, comentó que existe un mito en la sociedad que señala que “la mujer maltratada se queda a recibir maltratos porque le gusta”, sin saber que todas las situaciones mencionadas anteriormente, la afectan enormemente en su aspecto psíquico y emocional, por lo cual muchas mujeres no pueden escapar del maltrato que sufren.

Por consiguiente, asintió que “nosotros, como sociedad, tenemos que luchar contra la violencia de género en conjunto para que terminen de una vez las situaciones de maltrato hacia las mujeres”, añadiendo también que “la Justicia tendría que actuar rápidamente para poder cortar con ese hilo de impunidad que se genera en torno a la violencia en general, enfatizando la violencia de género, porque al parecer los hechos violentos se están focalizando cada vez más hacia las mujeres”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.