Una jujeña es la primera oficial kinesióloga y jefa del Servicio Kinesiología del Hospital Naval Puerto Belgrano

0

Jujuy al día® – Elizabeth Ortiz llegó de Jujuy para ser guardavidas y se quedó para ser militar.

“La decisión de ingresar a la Armada fue por el azar de la vida o el destino, que me llevó a estar por estos lugares que no tenía pensado”, confesó la teniente de fragata Elizabeth Ortiz.

Tiene 36 años y es de San Salvador de Jujuy. Cuenta que en 2009 llegó a Bahía Blanca para hacer el curso de guardavidas. “Tengo una hermana en Bahía Blanca. Ella está casada con un suboficial destinado en Espora. En ese entonces, yo no era militar. A mitad de año, una enfermera me dijo que me presentara en el HNPB porque necesitaban kinesiólogo y así fue”.

“Yo encantada porque, si bien estaba haciendo lo de guardavidas, me faltaba mi profesión, lo que realmente llevo en el corazón”. Fue así como trabajó unos meses en el HNPB como kinesióloga y luego regresó a su provincia.

“La primera impresión que me llevé de este servicio cuando lo conocí en agosto de 2009 es que era el lugar más bonito que podía haber para trabajar. En Jujuy estuve en varios hospitales y clínicas; también en varios servicios de Córdoba. Pero estar acá era como en casa”.

Dice que para ella es un orgullo y que estas cosas no pasan todos los días: “Ha sido un regalo de Dios y de mis superiores, quienes me dieron la posibilidad de poder ingresar a la Armada. Ellos me han tenido en cuenta porque trabajé fuerte desde un principio”.

En 2010 hizo el Curso de Integración Naval (CUINA) e ingresó al cuerpo profesional de la Armada. “Ser militar se me hizo cotidiano; el respeto impera en todos los ámbitos y eso me hizo sentir cómoda. En ningún momento sentí un trato diferente por ser mujer”, reconoce.

Lectura recomendada:  Deudas por Ingresos Brutos: continúa la adhesión al régimen especial de regularización

Actualmente, la teniente Ortiz es jefa del Servicio Kinesiología del Hospital Naval Puerto Belgrano. Enseguida, expresa con satisfacción: “Acá me siento muy a gusto. La calidad de gente con la que he trabajado desde que llegué es única. Es como si ésta hubiese sido siempre mi casa”.

“Mi aspiración es seguir realizándome como kinesióloga y conocer otros lugares de la Armada; irme de pase a Ushuaia, por ejemplo. Es uno de los destinos que pedí al salir de la escuela. Me gusta cambiar de lugares, agarrar una mochila y decir: ‘me voy’. Soy de extrañar, pero quiero conocer sitios y volver a mi casa. Y la Armada me da esa posibilidad de trabajar lejos y poder regresar.”

Ella y sus compañeros atienden entre 150 y 200 pacientes por día. Al consultarla sobre lo que más le gusta de su profesión, afirma que es la satisfacción que siente al ver que las personas se van bien, contenidas, queridas. “El poder darles una mejor calidad de vida, a pesar que hay enfermedades que son crónicas y uno sabe que el dolor no se les va a pasar, pero sí podemos aliviárselo un poco”.

“Me entusiasma mucho mi profesión. Para mí es un gusto el pertenecer a la Armada. Y estoy muy agradecida a Dios y a la virgen porque además de mi vocación, me regalaron la oportunidad de ser la primera oficial kinesióloga”.

Una gran enseñanza de vida

Nacida en San Salvador de Jujuy, Elizabeth también habla de su familia. Sus padres aún viven en la provincia. Su madre es docente y su papá, chofer de colectivos de la línea urbana.

“Ambos se jubilaron el año pasado y se pusieron a cultivar la tierra”, cuenta con orgullo. “Y eso para mí es una gran enseñanza de vida porque son personas que han trabajado toda su vida en los ámbitos que les ha gustado y en la actualidad están de nuevo en la esencia de lo que somos; volver a la tierra y decir ‘vamos a cultivar lo que sembramos’. Y eso es muy importante porque demuestra que no es necesario estar esperando las cosas ‘de arriba’, sino que nosotros las podemos hacer”.

Lectura recomendada:  La mediación como herramienta fundamental en conflictos

Además cuenta con un gimnasio para niños, donde se realiza el tratamiento con terapistas ocupacionales que trabajan con quienes tuvieron alguna deficiencia en el momento de su nacimiento o parálisis cerebral. También se efectúa estimulación temprana a bebés.

El ejemplo de su familia dice poder aplicarse a todos los ámbitos. “Acá, por ejemplo, si no nos pueden dar algo por falta de recursos, podemos generarlo de alguna u otra manera. Siempre. Y eso es lo que mis papás me enseñan día a día. Yo estoy muy orgullosa de ellos y ellos lo están porque yo estoy acá”.

La teniente de fragata Elizabeth Ortiz vuelve a su infancia y recuerda que su familia tenía muy buenas referencias de la Armada por su padrino de bautismo. “La gente de la Armada es muy reconocida en el interior. Él siempre volvía a Volcán –que está a 30 km de la capital- y para el pueblo era una fiesta porque llegaba un señor de la Armada. Siempre tenía su uniforme impecable, a pesar de un viaje tan largo”.

Su experiencia profesional

Elizabeth Ortiz se recibí de Kinesióloga en 1998. En su provincia natal ejercía la profesión en dos consultorios y trabajaba en forma particular en los domicilios.

Recuerda que a nivel estatal no podía conseguir trabajo “porque es difícil; hay que presentarse en los concursos y cuesta ingresar”.

Antes de viajar a la provincia de Buenos Aires para instalarse en esta zona, pudo trabajar en algunos hospitales y clínicas de Jujuy y Córdoba.

Fuente: www.gacetamarinera.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.