La Biblioteca de Jujuy, víctima de la tecnología

Vista antigua del salon principal de la Biblioteca

Jujuy al día® – El Sub Encargado del Turno Mañana de la Biblioteca Popular de Jujuy, Oscar Javier Toconás, manifestó que con la tecnología al alcance de la mano, la afluencia de público a la biblioteca cada año viene en descenso porque cada vez más la gente prefiere consultar a través de Internet antes que acudir a los libros.

En declaraciones a nuestro medio, Toconás informó sobre esta situación, en la cual están notando una merma general en el promedio de visitantes que concurren a la biblioteca cada año que pasa, detrimento que es todavía lento pero igualmente notorio.

La causa que más ha contribuido a esta disminución de visitas, comentó, es el aporte que genera Internet, el cual al encontrarse al alcance de la mano de cualquier persona, ha hecho que las mismas prefieran más revisar un artículo determinado en un sitio web que consultar en los libros sobre el tema.

“El problema se puede ver sobre todo en los chicos, que se limitan prácticamente a consultar en la sala de Internet y luego se van”, añadió.

A pesar de este inconveniente, Toconás sostuvo que la actividad de la Biblioteca se está desarrollando de forma normal, siendo los sectores de diarios, autores jujeños, no videntes e Internet los más concurridos.

Salon principal de la Biblioteca hoy

En relación al resguardo del material de vieja data, el bibliotecario indicó que el tesoro de la biblioteca está bien resguardado, manteniendo entre otros ejemplares, periódicos de principio de siglo XX: ejemplares que no están a disposición del público en general, y libros antiguos.

Respecto a los diarios, comentó que los que están en exhibición datan a partir de los años ’70 y son muy cautelosos para hacer préstamos, considerando solamente los casos de investigación en los que necesiten una referencia histórica precisa.

Los libros antiguos, en cambio, generalmente tienen una copia que es de libre préstamo y otra copia que se mantiene en reserva.

Por otra parte, Toconás señaló que se sufren pérdidas en varios archivos antiguos por año, pero afirma que esta situación se produce más que nada por el deterioro progresivo que sufren éstos por el transcurso del tiempo, el que no puede evitarse por más recaudos que se tomen.

A modo de solucionar este inconveniente, la Biblioteca está tratando de digitalizar los archivos antiguos mediante algunas tomas fotográficas para posteriormente digitalizarlos y resguardarlos en discos que permitan que el público los lea, sin que puedan generarle desgastes de algún tipo.

No obstante, el encargado agregó que este traspaso al medio digital de la información está resultando bastante lento de momento, pero esperan que pueda agilizarse a la brevedad.