Desde el Obispado manifiestan que “El problema de la droga no solo está incrementándose, también se está convirtiendo en un flagelo”

Jujuy al día® – El Encargado del Obispado de Jujuy, Padre Antonio Hernández manifestó que el problema de la drogadicción en nuestra sociedad no sólo está aumentando, sino que también se va convirtiendo en un flagelo para la misma.

El sacerdote, en declaraciones a nuestro medio, expresó que el problema relacionado con la droga está incrementándose cada vez más, debido que resulta demasiado complejo para su abordarlo a fin de encontrarle soluciones efectivas.

Al efecto, expuso que la problemática siempre es considerada dentro de un contexto más amplio, relacionándola directamente con la pobreza y la indigencia, además de la creciente ola de violencia que viene presentándose actualmente, sin intentar desglosar las causantes de cada uno de los factores que incidirían en la decisión de que las personas puedan transformarse en consumidores.

También, denunció que el consumo de estupefacientes se está convirtiendo “prácticamente en un flagelo para la comunidad”, porque las drogas traen aparejadas secuelas bastante serias y en algunos casos, hasta irreversibles para los adictos.

A su vez, añadió que “la droga está tan al alcance de las personas, que resulta bastante complicado poder delimitar los grupos de consumo” dentro de un mismo sector de la comunidad.

El pastor alertó sobre la situación en la que se encuentra el país respecto al narcotráfico, aludiendo que “Argentina ya dejó de ser un país de tránsito para convertirse en un país de consumo, lo que resulta muy preocupante para toda la comunidad en general”.

En virtud de esto, agregó que desde hace tiempo que el sector episcopal viene “tratando este tema”, porque “no solo preocupa el avance en el consumo de las drogas, sino también las medidas a tomar para intentar reducirlo”

Hernández comunicó que la tarea pastoral en Jujuy consiste en tareas de prevención y creación de espacios de contención, a través de los distintos grupos juveniles y asociaciones barriales, y mediante la interacción familiar por intermedio del catecismo.

La idea fundamental de estos grupos es la de lograr un acercamiento de los grupos de consumo, a los efectos de “intentar presentarles las opciones de esperanza para salir del problema”, transmitidas a través del Evangelio.

Del mismo modo, indicó que “éstos son los caminos en donde hay que comenzar a trabajar para incorporar la reflexión sobre el tema, para que las personas no pierdan las esperanzas de terminar algún día con esta nefasta situación”.

Por otra parte, el eclesiástico comentó acerca del estado de salud del Obispo Marcelo Palentini, manifestando que “está saliendo de a poco del momento crítico que está atravesando”.

En estos momentos, el Obispo está comenzando los tratamientos de radioterapia y quimioterapia, por lo que se espera que dentro de 7 u 8 semanas aproximadamente pueda reincorporarse a la Iglesia.

Ante la novedad, Hernández agregó que “seguirán rezando para que pronto pueda estar nuevamente con nosotros”.