Charla debate en la UCR: El radicalismo reflexionó junto a la Juventud sobre las interrupciones a la democracia

Jujuy al día® – Con una nutrida concurrencia se concretó el miércoles en la noche la charla-debate para reflexionar sobre el Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia en el 35° aniversario del golpe militar que quebró con la democracia, recuperada en el ´83 con Alfonsín.

La convocatoria realizada en conjunto entre el Comité Provincia de la UCR y la Juventud Radical  tuvo como principales oradores al presidente del Comité Raúl García Goyena, el diputado provincial MC  Lucio Giménez, y la secretaria Ada Galfré, para luego abrir el debate.

Además participaron los diputados nacionales Mario Fiad, Miguel Giubergia, el auditor de la Nación, Alejandro Nieva, el Dr. Próspero Nieva, los diputados provinciales Carlos Toconás, Alejandra Martínez, el concejal de Palpalá Pablo Palomares, la concejal de San Salvador de Jujuy Carmen Peña, la Secretaria de Desarrollo Humano Ada Galfré, los funcionarios municipales del área de la Juventud, Néstor Sanabia y Victoria Luna Murillo, el presidente del Comité Capital, Juan Brajcich, el ex intendente Hugo Conde y dirigentes de la Juventud Radical.

Centralizando el debate en que esta parte de la historia argentina, de las más trágicas, debe revalorizar la democracia como sistema de vida, garantías y valores, también se avaló que se recuerden como una serie de errores y condiciones que se brindaron para que se dé. Además del debate surgió que ninguna fuerza política se debe apropiar  del día de la Memoria.

“Nuestros relatos son aportes, para la juventud que no vivió el momento, nosotros vivimos en la época queremos considerar algunas condiciones que posibilitaron esa interrupción de la democracia y darle el valor necesario, todo dentro de un escenario político en el cual el Kirchnerismo profundiza el deseo de construir el relato único sobre la realidad e historia argentina” dijo Lucio Giménez a su turno.

La consecuencia directa de este periodo fue el desprecio hacia a la actividad política, la cultura del no te metas, los partidos vacíos, el país hipotecado, bañado en sangre. hoy como valor propio la responsabilidad del golpe no nos cabe a todos por igual, nosotros no fuimos responsables de la generación del golpe, no acompañamos la violencia. Hay que en la memoria colectiva rescatar que nosotros (los radicales)  reivindicando la paz.

Por su parte Ada Galfré, a su turno contó su historia, en primera persona como sufrió en el Golpe Militar la pérdida de su marido, medico de un hospital público en Córdoba, con lágrimas en los ojos relató sus penurias buscando a su marido desaparecido.

Expresó que “destruyeron un estado de derecho porque si alguien cometió un error, para eso estaba la Justicia, para investigar, enjuiciar y condenar. La consecuencia fue destruir proyectos de gente joven, de toda una generación, cosificándonos afectándonos en el proyecto de vida”.

“Por eso no hay que dejarse apichonar con los discursos, es fácil bajar las fotos de los militares en plena democracia cuando los militares están sin fuerza. El gobierno radical reconstruyó el país, nos dieron fe y perdimos el miedo a que nos maten” concluyó reivindicando los principios del radicalismo en derechos humanos y respeto a las instituciones.

Por su parte García Goyena reflexionó  sobre el tema repasando los gobiernos de facto y los de democracia, resaltando que el mismo peronismo se enfrentó entre dos fracciones, desestabilizando el sistema democrático, siendo funcionales al Golpe de Estado.

“Hoy quieren imponer un discurso, romántico sobre los 70’ y quieren fijar esto en las conciencias de los jóvenes por eso queríamos exponer la historia desde otro prisma” dijo García Goyena.

“Raúl Alfonsin decía, ‘a estos que están gobernando cuando nosotros ganemos los vamos a juzgar’, y en ese momento no estábamos en democracia y luego cumplió desde el radicalismo no podemos olvidar el rol de nuestro líder. No hemos sido espectadores”.

Finalmente recordó que Alfonsín en el descubrimiento de su busto, pidió afianzar la democracia en la cabeza de los argentinos y luego en el corazón.