“Torrera” de San Pedro de Jujuy en la Escuela de Suboficiales

Jujuy al día® – Pocas son las mujeres de la Armada Argentina con la especialidad Servicios Hidrográficos, orientación Balizamiento; entre ellas Yesica Flores, una sampedreña que se alejó de su provincia para ser una de las primeras “torreras”.

El “torrero” es aquel que tiene a su cuidado los faros. Los “torreros” -como se los llamaba antiguamente- van rotando por la costa, y de acuerdo a las necesidades de servicio, es el tiempo que permanecen en cada lugar. Aunque no todos viven en los faros, es tradicional que el encargado viva allí con su familia. En la Armada Argentina sólo hay 7 mujeres con esta orientación.

“Nuestra especialidad nos da la oportunidad de conocer lo básico de muchas otras especialidades que se aprenden en la Armada Argentina: Comunicaciones, Primeros Auxilios, Electricidad, Conducción, Meteorología. Y todo eso debemos saberlo porque en los faros estamos alejados de todo. Por lo tanto, hay que saber cocinar, arreglar algún foquito roto, conducir, tener conocimientos sobre primeros auxilios para ayudar a nuestro compañero (en caso de algún accidente), por ejemplo”, explica Yesica Flores, aspirante de primer año en la Escuela de Suboficiales de la Armada (ESSA) oriunda de San Pedro, Jujuy.

Según ella, la especialidad abarca todas las cosas que quería ser. Cuenta también que cuando era una niña pretendía “saber hacer de todo”, como su papá. Y Balizamiento le dio esa oportunidad.

“Ejercemos nuestra profesión en los faros y en las estaciones de balizamiento pero estamos capacitados para ejercerla en cualquier lugar donde la Armada nos quiera mandar. Y para eso nos instruyeron durante todo un año”, agrega.

El instructor

Su rol fue fundamental. Como no podía ser de otra manera, el suboficial primero Néstor Claudio Leiva está destinado en la ESSA y su especialidad es Servicios Hidrográficos Balizamiento.

Su primer destino fue la Península de Valdéz. Tras egresar de la Escuela de Mecánica de la Armada, fue enviado al faro Punta Delgada, a 180 kilómetros de Puerto Madryn. “Una linda experiencia y un buen destino para hacerme como torrero”, afirma.

Respecto a la incorporación de mujeres, opina que todavía tiene un gran desafío porque toda su carrera –sus 26 años de servicio- trabajó con hombres. “Hace dos años que hay mujeres con esta especialidad. Hasta ahora la experiencia fue genial; la primera promoción de mujeres me causó un orgullo enorme: las dos cabos ahora están en Ushuaia. Y también con la segunda promoción de 5 mujeres”.

“Yo siempre les digo que me hubiese gustado tener una mujer torrero enseñando conmigo para que les explique mejor, para que tengan la didáctica femenina de ejemplo. Nuestros faros son inhóspitos y las mujeres son más detallistas. Y en esta profesión también se necesita el detalle; creo que la sociedad misma los necesita –en todos los rubros hay una mujer-. Y en nuestra especialidad también hace falta”, sostiene con el orgullo del deber cumplido el suboficial a cargo de Yesica Flores.

“Me llamó la atención saber que éramos la segunda promoción en la que se incorporaban mujeres. O sea, el doble de trabajo (porque por ‘algo’ no había mujeres en esta especialidad). Y ahora creo que si me hubiese tocado ser Cocinera no sería tan feliz como siendo Balizamiento”, reflexiona Yesica.

Yesica tiene 20 años y una carrera por delante. No tarda en asegurar que la Armada valora a la mujer dentro de la institución y le da el lugar que se merece. “Me convenció la Armada porque tenemos todas las opciones para elegir y hacemos el mismo trabajo que el hombre y rendimos lo mismo que ellos”, comenta.

Respecto al futuro, si cree que podrá complementar la profesión con formar una familia, dice, “en mi caso particular, quiero seguir estudiando; pero el día de mañana pretendo formar una familia. Es algo que si uno quiere, puede llevar a la par”.

“A mí me encanta Balizamiento. Por eso les diría a otras mujeres que se animen a elegir la especialidad. Igual, todas las opciones que nos brinda la Armada son buenas. Mi consejo es que elijan aquello con lo que más se sientan identificadas para que el día de mañana puedan ejercer la profesión no sólo porque lo estudiaron, sino porque lo sienten. Y que lo hagan con ganas, que es lo más importante. Quiero llegar a nuestra mayor jerarquía, que es suboficial mayor, siendo Balizamiento. No se si siendo la ‘primera’ de esa especialidad, pero me conformo con llegar”, dice Yesica, quien ya se imagina sola en algún faro argentino.

Según Yesica, la mujer da una distinción en la especialidad, “los detalles, creo que las mujeres somos más detallistas. Una vez un cabo primero –que ahora es cabo principal- nos reconoció que hacía falta mujeres en la Estación Taller de Balizamiento de Puerto Belgrano porque las mujeres somos detallistas y vemos la prolijidad hasta en el pintado de una boya. Buscamos que todo quede perfecto”, concluye Yesica.

Por www.gacetamarinera.com.ar