Aseguran que Jujuy es potencialmente propenso a una destrucción masiva ante un sismo de gran magnitud

Jujuy al día® – Emilio Coronel, Gerente del Colegio de Ingenieros de Jujuy, manifestó a nuestro medio que “Jujuy está en una situación potencial de destrucción masiva en caso de sufrir un sismo de gran magnitud, en virtud de las condiciones geológicas propias del terreno y la falta de estructuras antisísmicas en las construcciones antiguas”.

Esta consideración surge como consecuencia de la gran cantidad de construcciones anteriores a la entrada de las reglamentaciones antisísmicas, las que fueron incorporadas recién entre 1985 y 1987 en todas las obras de envergadura del ámbito público como del privado.

También, Coronel mencionó que los acontecimientos ocurridos durante los últimos días en Japón sirven para tomar más conciencia que “nos encontramos en zona sísmica de grado 3, lo que se traduce en un alto riesgo de padecer sismos intensos”.

Al efecto, aclaró que “si bien el riesgo sismológico es menor que el de Japón, es igualmente alto” y que la posibilidad de padecer temblores similares está siempre latente.

Como consecuencia de estos desastres, el ingeniero expuso la preocupación que generan las construcciones de la zona de la Puna y Quebrada, con la masiva utilización del adobe para construcciones.

Coronel manifestó que “no resulta admisible construir edificios públicos con estructuras con adobes, puesto que este material, que no puede homogeneizarse porque, al humedecerse, se forma una capa de barro que lo separa de la estructura, por lo cual se deben realizar artilugios varios para anclar de cierta forma las dos componentes.

A modo de recomendación, los especialistas sugieren que las construcciones norteñas tengan  paredes anchas, de baja altura, con contrafuertes, aberturas menores, y evitar el techo de torta de barro, porque el mismo al recibir un sismo se desploma sobre el interior de las viviendas y, en muchos casos, ha provocado esta caída varias muertes por aplastamiento.

En segundo término, preocupan a los profesionales idóneos en la materia las viviendas realizadas por las cooperativas, las que en su mayoría “presentan escaso o nulo acatamiento de las normas antisísmicas, de las cuales en muchos casos llegan inclusive a abaratar costos empleando menor cantidad de material del que es requerido para edificar”.

Del mismo modo, Coronel expresó su preocupación acerca de las construcciones clandestinas carentes de controles municipales, las que “solucionan” la falencia mediante relevamientos, que no hace más que regularizar la situación legal de la misma y no la edilicia.

En virtud de estas particularidades remarcadas, el profesional alertó que la población no tiene consideración del peligro intrínseco de padecer sismos intensos en nuestra provincia, como consecuencia de su ausencia durante intervalos bastante pronunciados.

Además, se refirió al tema de los estudios de aptitud del suelo, el cual no se acostumbra hacerse para viviendas menores y se procede a sobredimensionar un poco más la estructura, salvo en el caso que el terreno presente una conformación de arcilla expansiva que complica a la hora de realizar los cimientos. Otra causal es el costo que implican estos estudios.

En cambio, añadió, para los edificios en altura se exigen los cálculos antisísmicos de la estructura y de resistencia del suelo para determinar la fundación adecuada y las características que tendrá.

El especialista señaló que para los cálculos inherentes a las estructuras antisísmicas son realizados en base a un “sismo teórico de diseño”, que considera las variables de intensidad, magnitud y profundidad del mismo.

“La premisa es que la estructura no colapse y permita la evacuación de las personas a su exterior cuando se presenten estas contingencias, aunque después resulten inutilizables como estructuras sin recibir refuerzos en sus apoyos”, acotó el ingeniero.

Coronel indicó que el cálculo de estas estructuras “es una inversión costosa, por esta razón hay que tener un equilibrio entre el costo de la estructura y el uso que se pretende del mismo”.

Finalmente, recalcó la imperiosa necesidad de no escatimar gastos en las estructuras sismo-resistentes, porque una vez realizadas son una inversión garantizada en seguridad para toda la vida.