Especialista afirma que las dificultades del habla podrían comenzar a manifestarse en niños desde los tres años

Jujuy al día® – La Jefa de la Unidad de Fonoaudiología del Hospital de Niños, Lic. Andrea Blasco, manifestó que las dificultades en el habla en los niños pueden comenzar a partir de los tres años, edad en la cual deberían comunicarse de manera fluente, por lo que los padres tendrían que tomar como signos de alerta cualquier alteración de la misma.

La especialista, en declaraciones a nuestro medio, enfatizó que la detección precoz de la disfluencia del habla y el temprano abordaje del tratamiento para corregir el problema tiene grandes posibilidades de evitar las consecuencias nocivas a futuro en los niños menores de seis años.

Las alteraciones del habla a tomar como señales de alerta para los infantes de corta edad consisten en bloqueos o repeticiones de sílabas y palabra detectadas al hablar, lo cual indica que no hay un patrón lingüístico normal, razón por la cual deberían los padres consultar a los especialistas al respecto.

Blasco aseguró que la tartamudez no es una patología que sea hereditaria genéticamente, pero que habría muchos factores que desencadenarían la misma, principalmente como consecuencia de las relaciones primarias que el niño posee en el hogar.

Al efecto, señaló que los chicos que desde una edad temprana sufren hechos de violencia hogareña o situaciones de indefensión, pueden generar alteraciones en la comunicación, desencadenando finalmente en la tartamudez.

La licenciada denotó que esta alteración lingüística “tiene una gran incidencia perjudicial en la vida del niño”, afectándolo desde lo emocional y lo psicológico.

A su vez, indicó que al principio el infante resulta incomprendido, lo que le genera una gran impotencia al no poder comunicar sus necesidades a los demás.

También enunció que a medida que los chicos crecen, las exigencias del habla son mayores.

A medida que van avanzando en la escuela, crecen las necesidades de comunicarse con los demás, pero la tartamudez hace que el menor afectado inhiba su habla, se aísle respecto a los demás, deje de comunicarse, no comparta con otros niños por miedo a las burlas que podría recibir, se avergüence y tenga dificultades en la socialización general.

En virtud de esto, destacó que “a medida que el niño que posee disfluencia va creciendo, también crecen las dificultades de la comunicación con los demás”.

Blasco también se refirió al hecho que esta alteración del habla durante los últimos diez años se convirtió en una patología mucho más frecuente de lo que la gente piensa, pero que de momento no se tienen datos estadísticos que confirmen la apreciación.

La especialista explicó que por parte del área de Fonoaudiología brindan un tratamiento con orientación psicoanalítica, orientado tanto para los niños que sufran de disfluencia como para sus padres, enfatizando el abordaje de la problemática por el lado afectivo y emocional, más que por el lingüístico.

Del mismo modo, por parte de Fonoaudiología insisten en que la detección precoz de cualquier alteración del habla y su abordaje terapéutico temprano pueden corregirla sin mayores inconvenientes en niños de corta edad, además de concientizar a la población que “la tartamudez no es un problema que se cura solo”, como gran parte de la misma cree.