Calachi: “El desabastecimiento daña a las estaciones porque si no venden ni pueden pagar los salarios”

Jujuy al día® – El Vocal 1º de la Cámara de Expendedores de Combustible de Jujuy, Marcos Calachi, manifestó a nuestro medio que el desabastecimiento daña de gran manera a las empresas, porque al no poder vender combustibles no genera ganancias y no pueden afrontar los gastos salariales de los empleados.

Al efecto, sostuvo que este inconveniente se viene presentando desde hace casi cinco años, cuando comenzaron los reclamos por la falta de rentabilidad de las estaciones de servicio, agregando que al desabastecimiento existente se le debe sumar los incrementos en los costos fijos, lo que está atentado contra la existencia de estos establecimientos.

Calachi señaló que para justificar el faltante, las empresas utilizan diversos argumentos, como la suba del petróleo crudo, que les implicaría tener menor cantidad de materia prima para refinar en sus diversos derivados, como la más sobresaliente.

Por esta razón, consideró que las petroleras están especulando en torno a esta situación para poder delinear los precios que tendrían en el mercado, argumentando el hecho que “si las marcas no logran aumentos de precios para satisfacer sus necesidades primarias, producen menos”.

Del mismo modo, mencionó, la falta de combustible se está produciendo de hace bastante tiempo, por lo que es normal que las estaciones se queden sin combustible cuando se presentan estos feriados largos, como este del Carnaval.

“El problema del faltante de la nafta se produce porque las petroleras están aportando la misma cantidad de combustible que durante el año pasado, pero no consideraron que el parque automotor aumenta anualmente”, agregó.

Calachi no considera que las empresas estén utilizando al desabastecimiento como medida para cerrar las estaciones, porque ambas partes son socios directos en el negocio del combustible, pero asegura que no están volcando al mercado la cantidad necesaria de combustible para satisfacer la demanda que crece cada vez más.

En relación al tema que los estacioneros estarían oponiéndose a recibir los controles del INTI, Calachi declaró que “es mentira el hecho que las estaciones se oponen a los controles que la entidad realiza sobre los expendios de combustible”.

El problema con estos controles se produce porque al momento de efectuar las verificaciones,  los inspectores que el organismo envía solicitan a los encargados cifras que rondan en $90 por cada boca de surtidor, lo cual termina con gastos onerosos para los dueños de las estaciones.

El empresario afirmó que además de los impuestos que les solicitan, encima deben pagar las inspecciones que el organismo efectúa, las que muchas veces deben ser solicitadas por los directivos de la estación.

Además, argumentó que “nunca se opusieron a ningún tipo de inspección porque el organismo tiene inclusive el poder de policía para iniciar acciones ante esta irregularidad; lo que no aceptamos es que además debamos pagarles las inspecciones, cuando el estado les paga un salario para realizar su función”.

De hecho, aseveró que solicitan los controles como parte de la competencia, para que ninguna estación sea perjudicada por una competencia desleal en base a los precios del combustible que expenden.