200.000 jujeños estarían en grave riesgo de padecer enfermedades relacionadas al consumo de tabaco.

Sodero: “En Jujuy no se controla ni se sanciona por infringir la ley que prohíbe fumar en espacios públicos”

Jujuy al día® – El Coordinador de la Unidad de Cesación Tabáquica del Hospital San Roque, Dr. Hugo Sodero, manifestó que la ordenanza que prohíbe fumar en lugares públicos y cerrados en la provincia no está siendo acatada por gran parte de la población, en virtud de la falta de controles al respecto.

En declaraciones a nuestro medio, expuso que el municipio no hace cumplir la ordenanza a rajatabla, porque también la ordenanza exige sancionar a las instituciones que sean detectadas con humo en el ambiente, por lo que asegura que “en Jujuy, no se controla ni se sanciona”.

La ordenanza municipal Nº 53457/08 prohíbe fumar en los lugares públicos y cerrados, sin embargo, la misma contempla el hecho de fumar en lugares que estén acondicionados teóricamente para limpiar el humo del ambiente, lo cual resulta inservible porque los extractores que presentan los locales no poseen la suficiente potencia para depurar el aire como debería quedar para que no afecte a los no fumadores.

El especialista indicó que en contraste a la situación de nuestra provincia, el 50% de la población argentina está viviendo en ciudades libres de humo en ámbitos públicos en virtud de las reglamentaciones municipales y provinciales que si resultan cumplimentadas como es debido.

En base a esta declaración, anhela que “algún día salga la Ley Antitabaco, aprobada en la Cámara de Diputados durante el año pasado, la que actualmente se encuentra durmiendo en el Senado a la espera de su aprobación”.

Ante la falta de normativas nacionales respecto al acto de fumar, Sodero mostró su preocupación ante el hecho que “Argentina es uno de los cuatro países que no firmaron el convenio marco para prohibir fumar en los lugares públicos”, por lo que las consideraciones que este acuerdo propone no son aplicadas en nuestro país.

Una de estas son los métodos audiovisuales que tocan el tema y sus consecuencias, los que no tienen presencia en el territorio nacional, en contraposición al resto de los países del Mercosur, los que resultaron muy eficientes para concientizar mejor a los fumadores para que abandonen en la medida de sus posibilidades este vicio que los afecta.

Por culpa del tabaquismo, en el país, mueren aproximadamente 44.000 personas por año, de las cuales 6000 corresponden a fumadores pasivos. Del mismo modo, de cada dos fumadores, uno muere por enfermedades relacionadas al tabaco, y de esta mitad, el 25% fallece en la plenitud de la vida.

El profesional alertó que Jujuy no escapa a la media nacional, puesto que de acuerdo a las últimas encuestas del Ministerio de Salud y el INDEC, el 30% de los habitantes consumen cigarrillos, razón por la cual aproximadamente 200.000 jujeños estarían en grave riesgo de padecer las enfermedades relacionadas al consumo de tabaco.

Las enfermedades más frecuentes que se presentan en los afectados son los cánceres de pulmón, en la mayoría de los casos, enfermedades cardiovasculares, cerebro-vasculares y pulmonares obstructivas crónicas.

El problema mayor se produce por los no fumadores, porque los mismos ignoran que si comparten un ambiente con un fumador podría contraer las mismas afecciones que éste.

En contraposición, el fumador generalmente sabe de las consecuencias que produce su mal hábito para la salud, pero no le presta atención al entorno, lo cual agrava más aún las consecuencias para los fumadores pasivos ante esta falta de conciencia de ambas partes.

En referencia a los tratamientos brindados por la Unidad, Sodero comentó que hay dos tipos de tratamiento que se imparten simultáneamente: uno individual, aplicando el método cognitivo conductual y dura tres meses, con controles periódicos semanales durante el primer mes, y quincenales durante los restantes, mientras que el tratamiento grupal se desarrolla con reuniones durante todo el año, una vez a la semana.

Al efecto, señaló que el tratamiento farmacológico sólo se aplica en pacientes que son mayores de edad, por lo que los adolescentes que deseen dejar de fumar solamente reciben el tratamiento grupal, en virtud de los efectos de las drogas que les son administradas a los enfermos.

“El tratamiento es largo: el paciente debe estar dispuesto a venir por todo un año al hospital. Tras constatarse el cumplimiento del mismo, se le da el alta y se lo declara ex fumador”, expresó el doctor.

Con relación a la cantidad de inscriptos, citó que noventa pacientes se han incorporado para dejar de fumar, en su mayoría son personas mayores de 50 años de edad, aunque también se registraron varios jóvenes interesados.

También, agregó que los turnos que entregan para este año están completos, por lo que se están entregando a los nuevos inscriptos al sistema turnos para el 2012.