Aseguran que los casos de violencia de género en Jujuy continúan incrementándose

Jujuy al día® – El Jefe del Departamento de Violencia Familiar, Roberto Pizzolini, en declaraciones a nuestro medio, manifestó que en Jujuy puede observarse un aumento en los casos de violencia hacia el sector más vulnerable, los cuales estarían rondando los 3000 denunciados anualmente, lo que parece volverse una creciente constante en todo el país.

En relación a esta estadística, Pizzolini señaló que aproximadamente el Departamento recibe 3000 denuncias en toda la provincia, cifra que viene en alza durante los últimos años.

El especialista agregó que en centros urbanos grandes, reciben una media de 800 casos de violencia de género por año, mientras que en las ciudades chicas, donde es más difícil que los hechos salgan a la luz ante la falta de acercamiento de las víctimas para denunciar los hechos violentos, no superan los 120.

No obstante, alertó que esta cifra puede llegare a duplicar o triplicar, porque las personas allegadas a la víctima y al agresor también reciben parte de la violencia y no son contadas dentro de las estadísticas.

Además, añadió que “la situación Argentina no debe ser diferente a la del resto de Latinoamérica o del Mundo, porque en estos momentos, muchas mujeres en el mundo están siendo atacadas de diversas formas”.

Anteriormente, comentó, se creía que el aumento de los casos de violencia de género podría deberse a una mayor concientización de la sociedad para denunciar estos sucesos, pero “estamos en el siglo XXI y no se han visto grandes cambios en la materia, lo que hace creer que es deficiente la protección de los derechos de la mujer”.

Pizzolini explicó que la mayor frecuencia de los casos de violencia recae sobre niños y adolescentes, seguidos por las mujeres, recibiendo abusos de varios tipos, como ser sexual, físico, emocional y psicológico.

Del mismo modo, expresó que “la violencia en todas sus formas siempre estuvo presente, no es un hecho novedoso”.

Además agregó que “nuestra sociedad machista coloca implícitamente a la mujer como propiedad del hombre, por lo que los agresores se justifican aludiendo a que sus mujeres les pertenecen y está subordinada a ellos, hecho que les parece tan natural que ni siquiera consideran que están haciendo algo malo al maltratarlas”.

El doctor comentó que los victimarios presentan un cuadro enfermizo de celos, argumentan que la mujer lo engaña o lo va a dejar, que no satisface sus necesidades, o la negativa de retorno ante la ruptura. Ante esta situación, la mujer aterrorizada no suele reconocer la violencia que está padeciendo, tiende a cubrirla con argumentos poco convincentes como caídas, agresiones de otras personas o intentos de suicidio.

Al respecto, el especialista explicó que “la agresión produce en la víctima graves secuelas tanto físicas (estéticas y de motricidad) como psicológicas, e inclusive pueden ocasionarle la muerte”.

Cuando esto ocurre, la víctima se lleva “el secreto a la tumba, prácticamente en todos los casos, razón por la cual las causas generalmente quedan sin comprobación al no existir ninguna persona que pueda inculpar al agresor, y muchas veces no llega a una sanción jurídica porque es un hecho fácil de ocultar por parte del acusado”.

En relación a los modos de agresión, Pizzolini sostuvo que en muchos casos el fuego parece estar comenzando a cobrar un mayor protagonismo, porque está siendo utilizado como un gran sistema de destrucción para castigar y amedrentar a la víctima de los hechos violentos.

El tema comenzó a tomar trascendencia tras el caso de Wanda Taddei, quien falleció tras las graves quemaduras sufridas durante un confuso episodio justo a su marido, el ex baterista de la banda Callejeros.

Pizzolini alegó que “el hecho de quemar a una mujer es un acto premeditado, porque existe la intención de lastimar la mujer y la forma en que el agresor lo hará (cómo y cuándo)”.

Por otra parte, el doctor reveló que las medidas cautelares en pos de defender a la víctima “no son cumplimentadas como deberían, porque en muchos casos los afectados suelen violar estas restricciones y continúan hostigando a la víctima con consecuencias graves en muchos casos”.

En razón de mejorar esta situación, indicó que los legisladores están buscando instalar la concepción del “femicidio”, el cual hoy se restringe a la carátula “homicidio con agravante por el vínculo”, asegurando que el hecho se trató de un “crimen pasional”.

Al efecto, incitó a los mismos a “considerar como familia a los concubinos, parejas, novios, además de cambiar los estereotipos que tiene la ley con la mujer, respecto al tratamiento de la violencia recibida por la misma”.

En lo que concierne a acciones preventivas, el Departamento de Violencia Familiar este año volverá a coordinar acciones con el Ministerio de Gobierno y Justicia, ofrecerá nuevos cursos de operadores policiales, a fin que se encuentren preparados para atender a las personas en su carácter de víctima sin revictimizarlas, y realizará campañas de concientización en los colegios para denunciar los hechos violentos.

Pizzolini informó que durante el año pasado trabajaron con 12 colegios secundarios para tratar el tema de los “noviazgos violentos”, para intentar atacar la violencia de raíz, alegando que “en la etapa de la adolescencia comienzan a presentarse los patrones del hombre violento, los que se traducen en el excesivo control de la persona, como la forma de vestir, las amistades, el uso del teléfono, etc.”.

Tratando el tema de la violencia de género del modo inverso al convencional, el especialista manifestó que también existen casos registrados de hombres maltratados, pero que los mismos son muy escasos.

Estos casos, en su mayoría suelen darse en la adolescencia, resultando que la mayor parte de éstos registra una violencia mutua entre parejas de esa edad.

Para ilustrar, Pizzolini reveló que la proporción estadística actual en el tema señala que del total de los casos de violencia de género el 95% corresponde a los ataques contra la mujer y el 5% restante hacia los hombres.