Morales sobre la baja de la edad de imputabilidad: “los chicos son el pato de la boda de la sociedad adulta”

Jujuy al día® – “En el Senado conseguimos una norma que, teniendo en cuenta las características propias de la edad, impone un nuevo régimen penal para jóvenes que violan la ley penal”, aseguró el jefe de los senadores radicales, Gerardo Morales, en relación con la vuelta al debate sobre la baja de la edad de imputabilidad frente a casos de menores que habrían incurrido en crímenes en los últimos días.

Morales, autor de una de las iniciativas que fueron debatidas durante 5 años en la Cámara alta, recordó que la sanción del Senado –aprobada el pasado 8 de junio de 2009- está “lejos de pretender bajar la edad de imputabilidad del sistema penal de adultos. El nuevo régimen penal juvenil no intenta reproducir el actual sistema con más acciones punitivas, ni quiere ser intérprete de la demanda de los sectores conservadores que sólo intentan insistir con actitudes represivas. Sino que, desde la perspectiva de los derechos humanos busca, con un régimen penal especial, dar respuesta a la problemática de los adolescentes entre 14 y 18 años en conflicto con la ley”. “El sustento de esa franja etarea es el concepto de responsabilidad penal y el reconocimiento de los derechos y las garantías procesales no contemplados por la normativa vigente”, apuntó el radical.

“Los chicos terminan siendo el pato de la boda de problemas de la sociedad adulta”, enfatizó Morales como fundamento principal de un régimen específico que “intenta resolver el problema de las personas menores de edad que violan la ley penal”. “La situación de los jóvenes que delinquen sigue hasta hoy en la Argentina regido por leyes que equiparan situaciones graves a aquellas relacionadas con violaciones de derechos fundamentales a la infancia y adolescencia, como la ausencia de familia, la inasistencia a la escuela, el abandono o la pobreza”, observó y recordó que “entre los menores de 18 años privados de su libertad, un 12 por ciento lo están por causas penales. De los ingresados al sistema penal de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, están imputados por delitos contra las personas un 9,7 por ciento. Incluso, entre éstos los delitos contra la vida sólo representan el 0,6 por ciento del total”.

“Un régimen penal juvenil especial define, además, una política pública especializada para esta franja etarea, separada de la política criminal de adultos, tanto en materia preventiva como socioeducativa”, describió el legislador quien agregó que “se debe resolver desde la institucionalidad un problema que tiene características propias y necesita respuestas eficientes y específicas”.

“En este Régimen  específico la privación de libertad de los adolescentes condenados, es decir, luego del debido proceso y la defensa en juicio con letrado especializado, es la última instancia que incluye institutos legales como la mediación penal, la conciliación, la suspensión del juicio a prueba y las instrucciones judiciales durante el proceso, es decir las medidas socioeducativas”, destacó finalmente el senador quien reconoció “la necesidad de que el Estado nacional y las provincias asuman el desarrollo programático de dichas medidas socioeducativas, la adecuación de las instancias judiciales y la creación de los centros especializados según la nueva normativa en función de los pactos internacionales vigentes”.