Arostegui sobre el procedimiento en La Quiaca: “Las cosas se han hecho como se tienen que hacer”

Jujuy al día® – Tras un importante operativo realizado el miércoles en la ciudad de La Quiaca por personal de la policía, y ante la denuncia de mal proceder por parte de la fuerza de seguridad, el juez Javier Arostegui, a cargo del operativo, salió rápidamente a aclarar lo sucedido.

Arostegui manifestó en declaraciones a la prensa que en ningún momento fue agredido físicamente, “pero si fui alevosamente agredido por quien dice ser sacerdote de la comunidad quiaqueña, el padre Jesús Olmedo. Me trato de corrupto, de sinvergüenza, de delincuente y otros epítetos más”, sostuvo.

El juez explicó que cuando intentó dialogar con Olmedo, tratando de explicarles que la conferencia de prensa que iba a realizar sería a las 12:30, en la comisaria de La Quiaca, comenzó la agresión del sacerdote.

Y continúo manifestando que “allí les dije que bajo esas condiciones yo no iba a hacer la conferencia de prensa, porque el padre pretendía que se realice con 20, 30 personas, no había más gente ahí, era un grupo muy reducido de personas, pero la conferencia de prensa es con periodistas, no con un sacerdote ni con esas personas”.

Según relató el magistrado, Olmedo pretendía que nuevamente se den explicaciones de lo que se estaba haciendo, cuando ya esas explicaciones durante 2 horas previas a que él llegara al lugar, se las habían dado a la gente que se encontraba en el lugar. “Inclusive había gente que ya estaba haciendo la denuncia pertinente por orden mía, porque consideraban que se habían afectado sus derechos. E inclusive el padre pretendía cosas que yo no podía dar cumplimiento, como ser la libertad de las personas que estaban alojadas en la comisaria, cuando media hora antes que él llegara al lugar ya todas se habían retirado de la sección”.

Refiriéndose a los hechos, comentó que en el momento en que se encontraba teniendo una audiencia en dependencias de la seccional 17 de La Quiaca, con familiares de un chico asesinado, estos últimos fueron testigos de lo que paso; “la rotura alevosa de cosas  que se hicieron en la puerta de la seccional de policía, y se escuchaba claramente la voz del padre que decía que rompan todo porque a ellos nadie les iba a hacer nada”.

Los reclamos de un grupo de personas se basaron en que cuando se realizaron los allanamientos, ellos se encontraban durmiendo. Al respecto, Arostegui indicó que ”si la justicia tiene que tocar la puerta, y la policía tocar la puerta de un domicilio y preguntar si no hay alguien durmiendo para que actuemos, creo que la respuesta que se merece la sociedad, y que pide la sociedad, no se la podemos brindar”.

“Las cosas se han hecho como se tienen que hacer y yo soy la garantía de lo que se hizo. Yo pongo la cara por el accionar de la policía de la provincia. Y si alguien no quiere abrir la puerta de un domicilio cuando hay una orden escrita de un juez, la policía tiene orden del juez de actuar con el auxilio de la fuerza publica, y eso implica, romper la puerta para ingresar al domicilio, y si la policía ingresa y en el interior hay una persona de sexo masculino alterada, y se le dice “póngase boca abajo, en el piso y no se mueva”, lo tiene que hacer, y si la persona no lo hace, tiene que ser reducida”, expresó y agregó que “la policía también tiene que cuidar la integridad física de la misma persona como así también de quienes están en ese domicilio. La policía no va a hacer una balacera en un domicilio. No se pretenden que haga la policía”.

Del procedimiento participaron casi 200 efectivos de la policía de la provincia en la ciudad de La Quiaca, e inclusive se contó con la colaboración del segundo comandante de frontera, de gendarmería nacional, quien cerró la frontera hasta las 9 de la mañana, “porque no sabíamos qué podía pasar o con qué nos íbamos a encontrar ahí”.

En el mismo se secuestraron artefactos domésticos, que fueron devueltos a la gente en el lugar.

Además, se secuestraron 7 armas de fuegos, armas largas. “Había gente que nos decía que las tenían de adorno en la casa, colgados en la pared, y ellos mismo reconocieron que no tenían ningún tipo de documentación para tener ese tipo de armas”, indicó el juez.

También se secuestraron 2 chapa patentes de un vehiculo de la provincia de Salta, y se detuvo a una persona; es la única persona detenida quien tendrá que declarar en la provincia de Salta. Las otras  fueron liberadas cerca de las 11 de la mañana.

Consultado sobre si se secuestro droga, el juez Aróstegui manifestó que no, que “fue totalmente negativo con el tema drogas ya que no era lo que se estaba buscando”.

Para concluir explicó que “toda la gente que iba a la seccional tenían en la mano la copia del orden de allanamiento, e inclusive con resaltador amarillo, el domicilio que estaba. Es por esto que nadie puede decir que desconocía por qué se hizo lo que se hizo”.