Yavi se sumó a “Somos Cultura”

Jujuy al día® – El ciclo de “Somos Cultura” se presentó ayer en la localidad de Yavi, ubicada a unos 5 kilómetros de la localidad de la ciudad fronteriza de La Quiaca, bajo una lluvia intensa e intempestiva que azotó la zona, pero eso no impidió que los turistas y los lugareños, disfrutarán del espectáculo.

El encuentro yaveño del ciclo “Somos Cultura”, que organiza la Secretaría de Turismo y Cultura de la provincia, se desarrolló al lado de lo que fue la casona del Marqués de Yavi, donde la gente disfrutó del arte musical de Tomás Lipán; de la innovación del jazz local, a través del Máximo Jazz Quartet; de las obras de teatro Un pueblo llamado Jujuy y Títeres en fuga, y el grupo Sentimiento.

El sello de la diversidad

Una vez más, como en cada una de sus ediciones, Somos Cultura ofreció un mosaico de actividades diversas, característica que no solo es agradecida por el público sino también por los artistas. Para Máximo Sánchez de Bustamante, guitarrista del Máximo Jazz Quartet, este aspecto es el más destacable del ciclo, después de haberse presentado en San Pedro, ahora en Yavi y luego, el 12 de febrero, en Maimará: “Es espectacular, poder reunirse así. Para nosotros fue una alegría muy grande que nos convocaran. Nunca habíamos tocado en estos lugares. Jujuy tiene mucho talento, muchos músicos importantes. Pero no se los conoce. Por eso este tipo de propuestas son espectaculares”.

Esa diversidad musical y artística que destaca Máximo es también característica de la actividad cultural jujeña. El suyo sea quizás un buen ejemplo de trabajo y exploración musical: “Yo siempre he tocado folklore —relata—, pero siempre tuve inquietud por el jazz, porque en el jazz se traba mucho la armonía y la improvisación, que es lo que a mí me gusta. Y eso se puede volcar a cualquier género, en una zamba se puede tocar un poco de jazz”.

Tras haber estudiado música en Buenos Aires y Córdoba, el guitarrista pudo canalizar estas inquietudes y transformarlas en realidad. La banda se completa con Luis Bernal en bajo (también integrante del grupo de rock  La Gallega), Bacho Auad en batería y Alomías Lizárraga en saxo, todos jujeños. El Máximo Jazz Quartet, formado hace tres años, centra su repertorio en clásicos como Miles Davis, Pat Metheny, Herbie Hancock y Tom Jobim, entre otros.

Respecto del género en la provincia de Jujuy, opina que la gente no escucha jazz porque no hay muchos espacios donde encontrar grupos que lo toquen en vivo.

La historia también dijo presente

Como en cada rincón de su territorio, la provincia de Jujuy atesora historias apasionantes que, a lo largo del tiempo, han contribuido a forjar su identidad cultural. Yavi es uno de esos lugares donde habitan fantasmas de un rico pasado histórico, como el del Marqués de Yavi, que bien pudo haber sido el personaje principal de una novela de aventuras. Su historia forma parte definitiva del acervo cultural jujeño, llegando incluso a Bolivia y Perú.

El último y cuarto Marqués de Yavi (o de Tojo), Juan José Feliciano Fernández Campero y Pérez de Uriondo Martiarena, nació en el mismo pueblo de Yavi en 1777. Fue conde de Jujuy, vizconde de San Mateo, caballero de la Orden de Carlos III, Caballero de Calatrava y coronel mayor graduado de los Ejércitos de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Su marquesado se extendía por el norte de las actuales provincias de Jujuy y Salta e incluía parte de Tarija y Potosí, en Bolivia. El suyo fue el único caso de nobleza otorgado en lo que luego sería la República Argentina. Junto con el Barón de Holmberg, fue uno de los dos nobles que lucharon en las filas independentistas argentinas.

Es que después de haber actuado como militar en el bando realista, este extraño personaje decidió, en 1813, incorporarse a la lucha por la emancipación americana, y acompañó como comandante de la Puna a su pariente, el caudillo Martín Miguel de Güemes, en lo que luego se llamó la Guerra Gaucha.

Sin dar combate, Juan José Fernández Campero tuvo un papel clave en el triunfo del general Manuel Belgrano en la Batalla de Salta, el 20 de febrero de 1813. Belgrano lo designó su edecán y Comandante de la Puna, y el 27 de junio de 1814 el director supremo Gervasio de Posadas lo nombró coronel del Ejército del Norte.

Para entonces, Fernández Campero ya había perdido su título nobiliario, luego de que en 1813 la Asamblea General Constituyente decretó el fin del feudalismo y la desaparición de los títulos de nobleza.

Combatió como coronel mayor hasta 1816, cuando fue apresado en lo que se conoce como “la Sorpresa de Yavi” el 15 de noviembre de ese año. Hasta entonces, había sostenido económicamente a su tropa, poniendo su fortuna al servicio de la causa. Tenía fábricas de pólvora y de sables y había organizado a sus hombres a la manera de los regimientos de Europa.

Cuando el Congreso de Tucumán declaró la Independencia, el marqués de Yavi redactó una encendida proclama que se conoció como la Arenga de Santa Rosa, mediante la cual hizo juramentar fidelidad a sus soldados hacia la nueva Nación.

Luego de ser tomado prisionero por los realistas, fue enviado a Lima. Allí llegó la orden de destierro a España, donde sería juzgado por un consejo de guerra por su condición de noble alzado en armas contra la corona a favor de la emancipación. Con su salud quebrantada por los tormentos que recibió en Lima, nunca llegó a España. Lo desembarcaron enfermo en Jamaica y murió en Kingston el 22 de octubre de 1820.

El 11 de marzo de 2009, en una ceremonia encabezada por el embajador argentino en Jamaica, junto con representantes diplomáticos de Colombia, Chile, México y Venezuela, se realizó la exhumación simbólica de los restos de Juan José Feliciano Fernández Campero, que fueron entregados a Rodolfo Martín Campero, descendiente de la familia.

Finalmente, el 9 de abril de 2010, en el atrio de la Catedral de San Salvador de Jujuy, se realizó la ceremonia de inhumación simbólica. Desde ese día, los restos del Marqués de la Guerra Gaucha descansan en el atrio de la Catedral jujeña junto a los de Teodoro Sánchez de Bustamante y los hermanos Gorriti.

De su vida en Yavi se cuentan numerosas historias, la mayoría de ellas tan fascinantes como incomprobables. Se dice que su inmensa fortuna se originó gracias a la plata que habían extraído sus antepasados de la mina de Cochinoca, y que aquellos tesoros habían sido escondidos en túneles a los que se accedía desde el subsuelo de su casa en Yavi, y que el mapa que indicaba el camino estaba grabado en la montaña con indescifrables jeroglíficos. Otros sostienen que en realidad los tesoros se ocultaron por un tiempo en algún lugar de Jujuy, y que después fueron llevados a un lugar desconocido en alforjas cargadas sobre cuarenta mulas.