“La sola palabra de HIV tiene una representación social vinculada a la muerte, a lo promiscuo, a la vergüenza o la discriminación”

Jujuy al día® – “No es verdad que el HIV te mata, no ha matado a nadie, lo que mata es el abandono que tengo”, señaló a nuestro medio Pamela Arraya, Psicóloga del “Hospital San Roque” de San Salvador de Jujuy, al referirse a uno de los tantos mitos que rodean a la enfermedad.

“Hablar de una persona con HIV es meterse en  multidimensiones. Por un lado, a pesar de que estamos en 2011, la sola palabra de HIV tiene una representación social vinculada a la muerte, a lo promiscuo, a la vergüenza  o la discriminación”.

Muchas de las representaciones mentales y sociales que tiene el ser humano impiden que reaccione  ante la realidad misma, sino ante  “lo que pensamos de la realidad”.

“Cuando una persona se entera que tiene HIV, no reacciona ante la enfermedad sino ante esas representaciones  mentales que tiene. Si bien es cierto cada persona tiene una particularidad, en general, tienen que ver con una suerte de negación”, indicó.

Según la especialista, la “negación” forma parte  de la primer etapa del duelo,  después aparecen la “angustia” y la “depresión” que  “es un intento del organismo en tratar de metabolizar este cambio, porque tiene que ver con un cambio radical en la vida”.

“Las personas que logran atravesar las etapas, evolucionar y crecer,  pueden luego llegar a la aceptación”.

Asimismo, expuso que “una enfermedad no sucede por accidente”, sino que es consecuencia del estilo de vida que se lleva.  “La enfermedad, siempre te pide que ajustes algo en tu vida”. Y agregó “cuando se escucha el cambio que pide la enfermedad, se aprende a convivir con la enfermedad e incluso podes tener una vida plena”.

También reveló que en lo que respecta al acompañamiento de los pacientes con HIV, que asisten al hospital, se trata de “sacarles sus testimonios y que luego ellos mismos se retroalimenten”. Como resultado de ello “hay muchas personas que cruzas por el hospital y no sabes que tienen HIV, y están radiantes, lindos, que tienen proyectos de vida”.

Para terminar, manifestó la necesidad de “ampliar nuestras conciencias y mentes, y aprender a vivir de otra forma”. “Cuando se van tejiendo redes sociales, es mucho más probable que haya una buena adherencia. La enfermedad va a disminuir cuando aprendamos a reactivar las redes, cuando las personas en vez de llorar y ensimismarse como víctimas enfrenten su realidad”.