Estatuas de Lola Mora: cuando y como comenzó esta historia

Recuerdo que hace más de 20 años “Nando Acosta” me dijo: “José mira el quilombo que se armo porque alguien escribió las estatuas de Lola Mora y nuestro reclamo que fue justo,  quedo tapado por la noticia”.

Inmediatamente le conteste: más triste es para mí que participe de la protesta, ya que  la parte  que se escribió, el pedestal: es la obra de mi “abuelo”.

Por supuesto dicho esto tuve que aclarale  que,  la estatua esta formada por la base en que se sustenta y lo que es la obra en si misma, asumiendo el compromiso de  trasmitir a “todos” lo jujeños esta situación.

Hoy cumplo con esta promesa.

Como esta explicación puede no resultar clara, me  permito el siguiente ejemplo.

Estas son algunas de las grandes obras de Lola Mora que hoy tenemos y  adornan nuestra provincia:

Así las  tendríamos “sin la intervención” de Don Nicolás.

Si  apreciamos la diferencia, de la aclaración surge inmediatamente,  que lo se usa como mural de la protesta es precisamente lo que mi abuelo Dón Nicolás Del Frari “aporto” para resaltar  la obra de “Lola Mora”.

ALGUNOS DATOS MAS

Las fechas que figuran en los pedestales  son de abril de 1924, aunque en realidad la fecha de inauguración fue en 1.927.

Puedo Agregar además que: por los trabajos realizados, quedo pendiente una deuda  a “Don Nicolás”,  que “la artista nunca pago ni reconoció”, además de los conflictos familiares, en  una sociedad victoriana como la jujeña; que no “comprendía” como se podía llevar adelante esta “relación laboral entre un hombre y una mujer”.

Don “Nicolás” nació en Castelnuovo del Friuli Udine Italia en 1.888 y falleció en Jujuy 14 de julio de 1.947, sus restos descansan en el cementerio “El Salvador” en el cuadro Nº 8 sección 25.

Se caso con Doña  Virginia Maria Gelmetti y tuvo tres hijos uno de ellos; mi padre.

En muchos altares de templos, cementerios, plazas y lugares públicos de la provincia esta presente su obra como legado de un artesano que trabajo por una Argentina; la que se hizo grande, a partir del esfuerzo de muchas manos de inmigrantes y argentinas que “lucharon unidas por un futuro mejor para sus hijos y sus descendientes, al dejar de de lado las mezquindades personales”.

Algo de su generosidad y obra se puede apreciar: en la entrada del cementerio “Del Salvador” cuyo altar construyo y dono, idéntica situación para el altar del  “Buen Pastor”,  o en otras tantas obras como las escalinatas de la Escuela Normal, en los cementerios del Perico, San Pedro, La Quiaca, etc.

Hasta acá mi relato

Desde lo personal me parece oportuno y  necesario ”un reconocimiento a su nombre”, que aunque tardío pero no por eso es menos válido y  si bien su obra y la de Lola Mora ya son  de “todo el Pueblo de Jujuy”; para mi intima y personalmente las bases de las estatuas “son  el legado siempre presente un artesano italiano-jujeño que lucho a su manera por una argentina más justa y mejor”, mi abuelo.

José Alberto Del Frari

D.N.I.  13.121.178