Arraya: “Los profesionales no sólo están sobrecargados por la demanda laborar, sino también por las demandas económicas”

Jujuy al día® – La licenciada en Psicología del Hospital San Roque, Pamela Arraya, en entrevista con nuestro medio compartió su experiencia de trabajo en la investigación sobre el malestar psicofísico de profesionales de la salud, en el Hospital Pablo Soria, estudio que trata el “Síndrome de Burnout” también conocido como síndrome de desgaste profesional.

El “Síndrome de Burnout”, se relaciona con manifestaciones del estrés que “se genera en aquellas personas que atienden a personas”, pero es un tipo diferente del estrés laboral en sí mismo.

En este sentido, manifestó que “desde el ámbito técnico de la formación de profesionales, cuando se interviene a nivel técnico del diagnóstico  no hay conflicto”, no así cuando “la mayoría de los servicios están sobresaturados y hay una sobrecarga en el profesional”.

Debido a esta situación, señaló que quizás esto provoca que “se ha perdido cierta mística del ser médico, hay mucho cansancio personal. Los profesionales no sólo están sobrecargados por la demanda laborar, sino también por las demandas económicas”.

Asimismo, explicó que al recibir  un sueldo en ocasiones “muy inferior a lo que la vida requiere”, obliga al médico a buscar otras fuentes de ingresos tanto en el ámbito público como privado. Sin embargo, esto ocasiona que tenga menos tiempo para sí y para desempeñar mejor su labor profesional.

“Hay una superposición de necesidades. Esto afecta al profesional, al grupo de trabajo, a la familia y al paciente”, quienes a su vez también están estresados.

Arraya reveló que este síndrome, que afecta al personal profesional de la salud, se presenta a través de tres dimensiones: cansancio emocional, despersonalización y el sentimiento de autoeficacia disminuido.

Mientras el cansancio emocional está vinculado más con una fatiga psíquica que física, la cual se presenta “con ese estado de agotamiento que tienen las personas, esa sensación de no dar más”, la despersonalización puede compararse con “una suerte de mecanismo de defensa” ante ese cansancio emocional estableciendo distancia del otro mediante “ciertas conductas hostiles, de mucha irritabilidad”.

Ahora en cuanto al sentimiento de autoeficacia disminuido, el profesional enfrenta una falta de competencia ante ciertas situaciones que escapan a la posibilidad de ser modificadas por éste y por la institución a la que pertenece, dado que “dependen de políticas públicas”.

“Entonces todo va sumando y esa persona que se siente que ya no es buena como antes, obviamente cada vez va a hacer un trabajo como por cumplir. Si alguien sostiene un trabajo, creo que es porque el trabajo de algún modo retroalimenta  tu persona. Cuando deja de darte esa alegría que te da tu trabajo, deja de sentirse competente, entonces entramos en esto que es la tibieza de los sistemas”, opinó.

Para terminar, mencionó que “en otros países se tomó conciencia de acompañar al personal de la salud, porque la vida del trabajo es como si ocupara toda la identidad de la persona. Ya no sos una persona que trabaja como un médico, sos un médico las 24 horas”, concluyó la profesional.