Intenso trabajo de grupo de ayuda a personas sin techo

Jujuy al día® – Con pocos meses de vida de la Fundación “Manos Abiertas”, Federico Roda y René Casas, promotores e integrantes de dicha organización, manifestaron a nuestro medio su entusiasmo por los logros conseguidos en el poco tiempo que llevan trabajando en San Salvador de Jujuy.

Federico Roda, señaló que gracias a los diferentes medios de comunicación la fundación se dio a conocer, y en corto tiempo comenzaron a recibir apoyo, tanto económico como humano, de parte de la comunidad jujeña.

Actualmente el grupo está asistiendo a 32 personas en situación de calle, los cuales son atendidos todos los lunes por los voluntarios, a los que denominan “buscadores”.

Asimismo, mencionó que en la casa que alberga a los denominados “patroncitos”, hospeda a 11 personas que se acercaron en forma voluntaria para recibir “contención, alimentación, asistencia social y también asistencia espiritual”.

Si bien las personas que deciden aceptar ayuda de la fundación guardan distintas historias de vida, Roda indicó que el objetivo primordial es “sacarlos de la situación de calle”.

“No indagamos en la historia personal de ellos, la principal tarea es sacarlos de la situación de calle, ofrecerles aquello que por mucho tiempo no han tenido como un hogar, una casa digna, alimentación, vestimenta, cobijo del calor y del frió, y mucha compañía humana”, expresó el integrante de la fundación Manos Abiertas.

Además, indicó que las personas acogidas suelen ser mayores de edad e incluso ancianos que han pasado la mayor parte de sus vidas sobreviviendo en las calles y optaron por acceder a nuestra casa.

En este sentido, reconoció que a pesar de salir todos los lunes a rescatar personas de las calles, en ocasiones “los buscadores” deben afrontar la realidad de que éstos no siempre aceptan ser removidos del lugar al que sienten pertenecer. “La idea es respetar la condición de vida que ellos mismos pasan, y desde allí hacer todo lo posible para que estos ingresen a la casa, pero no de forma definitiva”.

La tarea de “Manos Abiertas” es buscar por medio de un seguimiento por parte de una asistencia social y médica que estas personas puedan reinsertarse socialmente y dejar de depender de una fundación. “Porque lo ideal sería que fundaciones como esta no existieran, que cada ser humano tenga la posibilidad de vivir dignamente”.

Para terminar, ambos integrantes de la organización subrayaron que para 2011 se pretende “seguir profundizando nuestra tarea”, seguir creciendo y buscando la manera de mejorar el trabajo que vienen realizando. Entre los proyectos a futuro está mejorar la labor interna como capacitación de los voluntarios, crear un área de comunicación y optimizar el financiamiento, que por ahora es autosolventada. René Casas reveló que están trabajando en el proyecto de un lugar para “enfermos terminales”, y ahora se encuentran abocados a ubicar un terreno o un inmueble en inmediaciones del casco céntrico.