Fellner: “el 2011 es la oportunidad de un nuevo compromiso entre los jujeños”

0

Jujuy al día® – Es muy alentador asumir que Jujuy ha superado, después de algo más de diez años, un largo y triste período de inestabilidad política y social que afectó prácticamente toda la década de los ´90, dominado por enfrentamientos estériles, plagados de incomprensión, desconfianza y disputas inútiles, sumadas a una evidente falta de planificación y de inversiones genuinas y productivas. Esta situación derivó en una evidente disgregación social con pérdida de la autoestima de la sociedad en su conjunto.

En el próximo año y aunque parezca mentira, en Jujuy se va a cumplir todo un récord de gobernabilidad desde que se consolidó el retorno de la democracia en 1983. Es que concluirá el tercer mandato constitucional consecutivo del gobierno provincial sin que se vea amenazada la provincia de alteraciones del orden institucional y sin renuncias anticipadas -o casi despidos, en ciertos casos- de gobernadores electos. Y sobre todo, sin grandes revueltas políticas que coloquen a la provincia al borde del más crítico abismo.

Claro que no fue fácil y que debimos pagar muchos costos y poner voluntad para superar avatares, como el de fines de 1999; el del año 2001 y la transición del 2002. Pero aquí estamos y es un buen momento para reflexionar sobre lo ocurrido y el futuro que podemos forjar juntos.

Indudablemente Jujuy ha cambiado en estos últimos años. En primer lugar porque históricos desafíos han podido hacerse realidad, como el Paso de Jama o la declaración de “Patrimonio de la Humanidad ” merecida por la Quebrada de Humahuaca, hechos que demuestran que, con esfuerzo de todos y sin divisiones, las cosas se pueden lograr.

Es que somos capaces y necesitamos ayuda sí, pero también podemos confiar en nuestras propias fuerzas para salir adelante. Ejemplo de ello es que se han ejecutado y se siguen haciendo importantes concreciones para el desarrollo de la calidad de vida en materia de salud con nuevos hospitales, centros de atención y equipamiento tecnológico. En el área de educación, con nuevas escuelas, mejoramiento de establecimientos, materiales didácticos y capacitación docente. Y también se han optimizado y mucho las condiciones de hábitat para los jujeños con nuevas viviendas, soluciones y mejoramientos que ya alcanzaron a más de 27.000 familias.

Dentro de ese cambio, también es destacable el avance en infraestructura para el desarrollo productivo y comercial; la construcción de caminos, puentes, rutas y autopistas; los tendidos energéticos, acueductos y gasoductos y otras obras de vasto alcance que generan una potencialidad importante para mejorar  actividades ya instaladas e incentivar a nuevas inversiones y proyectos.

Sin embargo, no todas son rosas. Y un sincero análisis no debe dejar al margen que aún parece, de alguna manera,  que estamos a mitad de camino en muchas cosas y en unas cuántas  definiciones de cuáles deberían ser nuestros próximos pasos.

LA MEMORIA. Varios aprendizajes ya parecen haber sido advertidos por quienes habitamos la provincia. Hay, por caso, una generalizada conciencia, adquirida a lo largo de estos últimos años, de la necesidad  que  tanto el Estado Provincial como los Municipios apliquen criterios firmes de previsibilidad, sustentabilidad y racionalidad en el manejo de las cuentas públicas para no amenazar el futuro de sus ciudadanos.

Afortunadamente todavía está fresca en la memoria de nuestra comunidad el recuerdo del “bono jujeño”; los “patacones”, los “LECOP”, los “ticket canasta” y las disminuciones y atrasos de varios meses que registraron los sueldos estatales así como penosas circunstancias que evidenciaron la falta de insumos mínimos en los hospitales; demoras o ausencia en el pago a proveedores y contratistas y otras tantas calamidades que sumieron a muchísima gente en la desesperación y pusieron en jaque al sector comercial y empresarial, dejando  a la provincia en la desconfianza tanto interna como externa.

Pero todo ese ejercicio de memoria necesario parece no ser suficiente para morigerar los casi permanentes reclamos salariales y laborales de algunos gremios y sectores estatales ni las demandas económicas de parte de grupos y  organizaciones sociales que muchas veces exceden con sus planteos las posibilidades de respuesta de parte del Estado.

Parte del aprendizaje que falta hacer debería pasar por asumir cabalmente que en la democracia que hemos elegido para vivir, nadie puede dudar del derecho al reclamo, a la huelga y a la protesta social. Pero cuando esas manifestaciones sobrepasan el verdadero interés del grupo que las realiza respondiendo a otros objetivos, cuando se empiezan a caracterizar por una exagerada beligerancia y confrontación provocando incomodidades, molestias, temor y hasta daños personales y/o  económicos a los demás;  queda más en claro que hay algo que debe corregirse y cambiarse en nombre de una convivencia sana y responsable plena de libertades.

Sería por demás injusto no observar además que la mayoría de las actividades productivas tradicionales y otras nuevas que se han incorporado a la actividad económica de nuestra Jujuy han recibido y cuentan con el apoyo de los gobiernos provincial y los municipales y que se han otorgado los necesarios incentivos con el respaldo parlamentario de la Legislatura y los Concejos Deliberantes.

LO PENDIENTE. No sería oportuno tampoco dejar de lado que hay infinidad de nuevas inversiones y desafíos encarados por pequeños, medianos y grandes empresarios que generarán mayor riqueza y crecimiento. Seguramente se requerirá de mayor esfuerzo de la dirigencia gubernamental y política para permitir un mayor rendimiento económico y otorgar fiabilidad a la inversión. Pero también es indudable que, a la recíproca, en muchos casos, habrá que exigir un mayor compromiso de muchas actividades y de algunas empresas y de sus empresarios para con la comunidad, no sólo en la contribución económica sino también en el aspecto social.

Algo similar sucede también, por ejemplo, en relación al comercio y el turismo: dos actividades de suma importancia  por las que muchos apostamos. También en estos rubros se advierten inversiones y esfuerzos privados por demás trascendentes en materia de hotelería, gastronomía, agencias, galerías comerciales y paseos, un shopping y otros tantos emprendimientos que nos empiezan a colocar en un pie de igualdad comparativamente con la oferta que realizan las restantes regiones.

Pero pese al esfuerzo del Gobierno Provincial y muchos municipios por apoyar ambas actividades a veces también terminamos en contradicciones que a simple vista resultan injustificables. Tal es el caso cuando permitimos la proliferación de la venta ambulante e indiscriminada, la intromisión confusa de comerciantes y operadores de servicios de otras jurisdicciones o toleramos la instalación de ferias en el límite mismo de la ilegalidad, favoreciendo además el descuido y la suciedad de los espacios públicos, postales que terminan siendo una constante en la Capital como en las cabeceras de muchos municipios.

Estamos a las puertas de un año electoral donde tendremos que decidir qué Presidente, qué Gobernador y cuáles intendentes queremos volviendo a definir en las urnas un buena parte de nuestro futuro. Son ya inminentes las campañas políticas con sus actos y sus slogan en afiches callejeros, así como las encuestas y los debates acalorados y creo que es justamente en ese tiempo donde tendremos la oportunidad de hacer las cosas de una manera distinta para que ese nuevo compromiso que guía este comentario que comparto con ustedes adquiera inicio y tenga real sentido.

En breve será el tiempo de que quienes tenemos responsabilidades políticas o pretendan tenerlas, más allá de lo que ya es típico y tradicional de una elección, con ideas y propuestas, digamos abiertamente para qué queremos participar de los comicios y lógicamente, ganarlos. Sin dudas, explicitar todo esto requiere de un acto de entrega mayor y superador de las circunstancias ya vividas.

Pero nada de eso será posible si desde la dirigencia política no somos capaces de ser precisos y concretos en las definiciones de cuál es nuestro horizonte y cuáles son nuestros verdaderos límites a la hora de gestionar. Si no anticipamos con claridad qué soluciones tenemos previstas para los problemas reales que enfrentamos día tras día.

Solo esa podrá ser la base para inaugurar un momento que muchos esperamos en la provincia y nadie aún ha podido iniciar: el de intentar pactar un nuevo compromiso social entre todos los jujeños de buena voluntad y la dirigencia política provincial.

Un compromiso que nos guíe a un nuevo rumbo que sea capaz de corregir lo que hicimos mal entre todos; que mire hacia el futuro de una manera distinta aprovechando la experiencia y que, sin dejar de lado la esperanza que debe regirnos como sociedad, nos permita despegar de una vez por todas con un crecimiento genuino no sólo en lo económico, sino también en lo social, en lo humano y hasta en lo espiritual. ¡Muy Feliz 2011 para todos!

Dr. Eduardo A. Fellner

Presidente del Partido Justicialista

Distrito Jujuy

Dejar una respuesta