Gracias año viejo, bienvenido año nuevo

0

Cuando alguien se va de viaje, lo despedimos y le deseamos que llegue a destino con salud y bienestar. Cuando se va un año y lo despedimos nunca nos acordamos de desearle que llegue con bien ¿será porque no sabemos hacia donde parte?

Muchas veces nos alegramos ante la llegada de un año nuevo (al que tampoco le conocemos la procedencia), tal vez porque el que se va –como si pudiera- nos trató mal o, porque deseamos que el nuevo se repita tal cual.

Todo aquello a lo que uno despide (en el sentido de “Acompañar a alguien o algo que se marcha, que se va”) tiene una historia previa, construyó un relato que nos involucra en primera persona. De entre las cosas que uno despide cada 12 meses, esta el año transitado y con él el relato construido.

El 2010, curiosamente estuvo con nosotros 365 días, construimos una historia, un relato, juntos, pero no tuvimos tiempo de conocernos, ni nosotros a él, ni él a nosotros. Parte de esa construcción fueron alegrías, otra  tristezas, otras no alcanzaron a reconocerse ni como unas ni como otras, pero estuvieron allí.

Claro está que cuando uno despide el año, en el mismo momento esta recibiendo el siguiente y en ese sencillísimo acto, en ese instante, estamos renovando todo aquello que había quedado viejo, hace apenas unos instantes. Cosa curiosa.

Tanto la despedida como la recepción tienen un ritual que se repite anualmente, aunque uno ya no este para verlo pues la vida, la historia, el relato, continúa. Es aquí, en este espacio de tiempo en donde uno reflexiona sobre aquello que tuvo y perdió, o no; sobre aquello que quiso y consiguió, o no; sobre aquello que se propuso y alcanzó, o no; sobre aquello que le reclamaron y respondió, o no; sobre las despedidas a las que asistió, o no; sobre la necesidad de que lo que venga sea para bien, o no; y así una larguísima lista de carencias y satisfacciones que sucederán, o no. Los sí de la vida quedan grabados en la historia personal de cada quien, los no, también, pero hay que tener en cuenta que la historia personal siempre involucra al otro, al del lado, al del frente, a muchos, a todos.

El 2011 es una esperanza, como lo fue el 2010, el 2009, etc. es decir que la constante es esa actitud esperanzadora que los seres humanos tenemos y que, probablemente, nos mantiene vivos. Claro que la esperanza también se traduce en expectativas, las expectativas en ansiedades, las ansiedades en estrés, el estrés en enfermedades y, las enfermedades, en muchos casos, se convierten en lecciones aprendidas y que desearemos no repetir, al menos por un tiempo. Entonces, dejemos a las expectativas, a las ansiedades, al estrés en algún lugar en que nosotros podamos echarle mano cuando las necesitemos en forma proactiva, cuando estemos seguros que podremos manejarlas y no ser manejados; en definitiva, apostemos a la esperanza y nos apoyemos fuertemente en ella, mientras trabajamos, estudiamos, educamos a nuestros hijos, atendemos a nuestros mayores, cuidamos a nuestros enfermos y, por sobre todas las cosas, cuando nos toque recibir una nueva vida, que como el 2011, nos traerá más esperanza.

En fin, los años así como llegan, se van. Nunca sabremos de donde vienen ni adonde parten, pero debemos presuponer que cumplen la función de dar cuenta de que existimos, que estamos vivos, que si existimos y vivimos, tenemos esperanza y que esta será una compañera inseparable hasta que ya no veamos que los años lleguen ni que se vayan.

Feliz año

Lic. Hugo Calvó

Director

Feliz año viejo, bienvenido año nuevo

Cuando alguien se va de viaje, lo despedimos y le deseamos que llegue a destino con salud y bienestar. Cuando se va un año y lo despedimos nunca nos acordamos de desearle que llegue con bien ¿será porque no sabemos hacia donde parte?

Muchas veces nos alegramos ante la llegada de un año nuevo (al que tampoco le conocemos la procedencia), tal vez porque el que se va –como si pudiera- nos trató mal o, porque deseamos que el nuevo se repita tal cual.

Todo aquello a lo que uno despide (en el sentido de “Acompañar a alguien o algo que se marcha, que se va”) tiene una historia previa, construyó un relato que nos involucra en primera persona. De entre las cosas que uno despide cada 12 meses, esta el año transitado y con él el relato construido.

El 2010, curiosamente estuvo con nosotros 365 días, construimos una historia, un relato, juntos, pero no tuvimos tiempo de conocernos, ni nosotros a él, ni él a nosotros. Parte de esa construcción fueron alegrías, otra tristezas, otras no alcanzaron a reconocerse ni como unas ni como otras, pero estuvieron allí.

Claro está que cuando uno despide el año, en el mismo momento esta recibiendo el siguiente y en ese sencillísimo acto, en ese instante, estamos renovando todo aquello que había quedado viejo, hace apenas unos instantes. Cosa curiosa.

Tanto la despedida como la recepción tienen un ritual que se repite anualmente, aunque uno ya no este para verlo pues la vida, la historia, el relato, continúa. Es aquí, en este espacio de tiempo en donde uno reflexiona sobre aquello que tuvo y perdió, o no; sobre aquello que quiso y consiguió, o no; sobre aquello que se propuso y alcanzó, o no; sobre aquello que le reclamaron y respondió, o no; sobre las despedidas a las que asistió, o no; sobre la necesidad de que lo que venga sea para bien, o no; y así una larguísima lista de carencias y satisfacciones que sucederán, o no. Los sí de la vida quedan grabados en la historia personal de cada quien, los no, también, pero hay que tener en cuenta que la historia personal siempre involucra al otro, al del lado, al del frente, a muchos, a todos.

El 2011 es una esperanza, como lo fue el 2010, el 2009, etc. es decir que la constante es esa actitud esperanzadora que los seres humanos tenemos y que, probablemente, nos mantiene vivos. Claro que la esperanza también se traduce en expectativas, las expectativas en ansiedades, las ansiedades en estrés, el estrés en enfermedades y, las enfermedades, en muchos casos, se convierten en lecciones aprendidas y que desearemos no repetir, al menos por un tiempo. Entonces, dejemos a las expectativas, a las ansiedades, al estrés en algún lugar en que nosotros podamos echarle mano cuando las necesitemos en forma proactiva, cuando estemos seguros que podremos manejarlas y no ser manejados; en definitiva, apostemos a la esperanza y nos apoyemos fuertemente en ella, mientras trabajamos, estudiamos, educamos a nuestros hijos, atendemos a nuestros mayores, cuidamos a nuestros enfermos y, por sobre todas las cosas, cuando nos toque recibir una nueva vida, que como el 2011, nos traerá más esperanza.

En fin, los años así como llegan, se van. Nunca sabremos de donde vienen ni adonde parten, pero debemos presuponer que cumplen la función de dar cuenta de que existimos, que estamos vivos, que si existimos y vivimos, tenemos esperanza y que esta será una compañera inseparable hasta que ya no veamos que los años lleguen ni que se vayan.

Feliz año

Dejar una respuesta